Medios de Comunicación

LOS INICIOS DE LA PRENSA ESCRITA  EN NICARAGUA

PRENSA MANUSCRITA

El primer periódico manuscrito  que hubo en Nicaragua lo dirigió el canónico Dr. Desiderio de la Cuadra. Se llamó “La Loca”. Era manuscrito en  papel San Lorenzo y todo en verso. Picaresco, cáustico, comentaba los sucesos y los hombres del año 1826, año en que constituyó motivo de gran interés público, no obstante su poca circulación. Desde entonces hasta mediados de este siglo, la prensa manuscrita existió en muchas poblaciones del país, generándose en gran escala, sobre todo en pueblos singulares.

 

Otros periódicos manuscritos fueron: (1916) La Luzy El Segundo.A ellos siguió El Estudiantil,  El ZancudoLa Libertad, continuado por La Victoria, de circulación clandestina; El Noticiero; El Candil, de Segundo Robleto, semanario que la policía se encargó de suprimir.

Finalmente, muchos de esos periódicos manuscritos se gestaban en las aulas de los colegios de secundaria. Al respecto, tenemos noticia de uno que dirigió Pablo Antonio Cuadra en el Colegio Centroamérica de Granada durante unos meses de 1927: La Voz del pueblo.

PRIMERAS IMPRENTAS

La introducción de la imprenta en Nicaragua  data de 1830. La imprenta sirvió para la publicación de los Decretos y Acuerdos tanto ejecutivos como legislativos. La imprenta llegó a Nicaragua 169 años después de ser introducida en Guatemala.

El 19 de Enero de 1830 el gobierno compró y  comenzó a funcionar la Imprenta del Gobierno, bajo la dirección de Tiburcio Bracamonte en la ciudad de Granada. En ella se lanzó el 30 de Enero de 1830 el primer impreso de Nicaragua conocido hasta hoy: un “convite” para asistir al enterramiento cristiano de las víctimas asesinadas en La Pelona-durante la guerra civil de Cerda y Argüello. Esta invitación la firmaba Cayetano de la Cerda.

Al día siguiente apareció el primer número de la Gaceta de Nicaragua.

PRIMEROS PERIODICOS

Gaceta de Nicaragua (1830)
El primer periódico aparecido en el país fue la Gaceta de Nicaragua, que vio luz el 31 de Agosto de 1830. Publicado en Granada, en la Imprenta del Gobierno, era dirigido probablemente por el Ministro General del Gobierno Lic. Agustín Viril, se cree que no pasó de un número; sin embargo, es la muestra más antigua del periodismo nicaragüense.

El Licenciado Don Hermenegildo Zepeda, bajo cuya dirección fundó el primer periódico impreso en Nicaragua se llamó “EL TELÉGRAFO NICARAGUENSE” cuyo primer número salió el 20 de agosto de 1835 y fue quincenal. En esta misma época apareció  el periódico “LA AURORA DE NICARAGUA”.

En León surgía un periódico coyuntural: el Semanario necrológico de Nicaragua. Aparecido el 12 de Junio de 1837, impreso en una sola cara. Su formato se concibió con el propósito de que se fijase en sitios públicos a modo de cartel. El director y redactor se llamaba Eusebio Jirón, Agente general de salud pública, y su principal colaborador Luciano Flores, delegado de Subtiaba.

Órganos oficiales

Cada gobierno comenzó a tener sus irregulares órganos oficiales. Enumeramos, en primer lugar, a los que siguen cronológicamente: Aurora de Nicaragua (1837), progresista e ilustrada; Nro(1838), Documentos sobre los negocios de la República de Nicaragua (1838) y Boletín de Nicaragua (1839), que duró hasta 1842 y fue consultado por el historiador José D. Gámez (1851-1918) para redactar su Historia de Nicaragua (1889). Estos cuatro periódicos se publicaron en León.

También se editaron en León otros cuatro: El Redactor  Nicaragüense (1840), dirigido por Fran­cisco Castellón y Pablo Carvajal; Boletín Nicaragüense (1842), dedicado casi exclusivamente a informar sobre la presencia del General Francisco Morazán en Centroamérica; Eco de la Ley (1843-44) y Registro Oficial (1845-47).

Registro Oficial (1845-1847, órgano del gobierno conciliador de José León Sandoval, que llegó a editarse en tres lugares: León, Masaya (llamada entonces San Fernando), Managua. Estaba lleno de decretos gubernamentales y municipales, esquelas de muertos y de matrimonios, artículos contra la oposición etc.

Otros periódicos oficiales
En 1848 el Registro Oficial, perdiendo su nombre, se transformó en Gaceta del Supremo Gobierno de Nicaragua para llamarse en 1849 El Noticioso.
Correo del Istmo (1849).

El 1ro. de Mayo de 1849 tenía otro nombre: Correo del Istmo de Nicaragua, editado por un sacerdote peninsular: el Padre Paúl, significó un pequeño avance en la presentación tipográfica.

Mentor Nicaragüense (1841-42),  Boletín del Pueblo (1843), El Granadino (1943), y El Ojo del Pueblo.

Periódicos bélicos
Impresos en 1844 y en León surgieron Águila de Nicaragua, fue órgano de los militares morazánicos llamados coquimbos: Correo del Ejército Unido, órgano el “Ejército Protector de la Paz” o “Ejército Unido” (de El Salvador y Honduras), al que sustituyó el Clarín del Ejército Unido.
Volviendo a los periódicos no oficiales, es decir a los editados por iniciativas privadas, tenemos El Cometa de Nicaragua (1845); El Amigo de la Paz (1845), La Miscelánea(1845) e Integridad de Centroamérica (1849) y El Progreso (1850).

Periódicos en inglés
Con el establecimiento de la Compañía Accesoria del Tránsito, cuyo contrato se firmó en 1849, el país experimentaría la presencia extranjera, o más específicamente norteamericana, a través de nuevas costumbres. Expresión de esta nueva realidad, que tenía su origen en la fiebre del oro descubierto en California, fue la aparición de periódicos en inglés. Nicaragua Flag parece haber sido el primero de ellos, editándose por primera vez el 26 de Julio de 1851.

Periódicos partidaristas
Periódicos que reflejaban los intereses partidarios. Así cabe citar los órganos del partido demócrata, opositor al gobierno del Gral. Fruto Chamorro: El Clamor del pueblo, Boletín del Ejército Democrático de Nicaragua, Nueva Era del Estado de Nicaragua, El Eco Popular y Parte Oficial, los cinco publicados en León durante la Guerra Civil de 1854. Al año siguiente el último fue continuado por el Boletín de Noticias, cuyo primer número salió el 26 de Marzo de 1855, El Defensor del Orden y Boletín Oficial.

Aunque haya representado a gobiernos en pugna, la naturaleza de ellos era partidarista, precisamente porque funcionaban en un contexto de carácter bélico.

LOS “TREINTA AÑOS”

El período de los llamados ‘Treinta años” (1858-1893), durante el cual se dio lentamente la consolidación del estado nacional. Este proceso, a su vez, se fundamentaba en una sólida base económica que permitiría la existencia de numerosas publicaciones periódicas. Tal era su desa­rrollo que ya para 1882 circulaban en el país trece periódicos: El Porvenir de Nicaragua, El Termó­metro, El Centro-Americano, El Ateneo, El Ferrocarril, El Verdadero estandarte, El Zurriago, El Repu­blicano, La Verdad, La Unión Nacional, La Tribuna, El Cardenista y El Cable.

“Prensa nicaragüense” (1882) de Rubén Darío
A cada uno de ellos Rubén Darío le dedicó estrofas en su precoz producción “Prensa nicara­güense”, poema escrito a mediados de 1882. Entonces, teniendo el poeta quince años, acababa de acceder a la Presidencia de la República el doctor Adán Cárdenas.  Aparecen:  El Ferrocarril y El Cardenista, ambos de Managua. Al primero, en el que colaboró varios años, Darío lo retrató con un soneto en cuya segunda estrofa alude a los jefes de estado centroamericanos: Tomás Guardia de Costa Rica, Justo Rufino Barrios de Guatemala y Rafael Zaldívar de El Salvador:

Bien arreglado, bien impreso, bueno, Maldice a Tamerlán, canta a Bolívar; Al que está bien con él, brinda almíbar, Al que está mal con él, le da veneno;

Siempre sale pulido, siempre ameno; A Guardia ofreció amargo, rudo acívar; Flores da a Barrios, flores a Zaldívar, Hurras al genio y al tirano cieno.

He aquí “El Ferro-Carril” con redactores Que le honran, con Hernández y Somoza. Merece de nosotros mil loores

Ya que no le finjamos otra cosa,
Y sobre todo, que es bastante módico Para ser, como es, un buen periódico.

El Ferrocarril era dirigido por Jesús Hernández Somoza, uno de los periodistas más dinámicos de la época y amigo de Rubén Darío, como Eugenio López, director de El Imparcial (1886-1887). Sobre el segundo, el joven poeta dejó estas dos finas y simpáticas cuartetas:

Bien bonito Bien aseado Bien escrito Bien peinado. Dios asista Al hermoso Y estudioso IICardenista”.

El florecimiento del periodismo durante este período lo sustentaba el funciona­miento económico de la sociedad, ya en vías de transición al capitalismo, modo de producción hegemónico entre 1875 y 1893, consolidándose a partir del último año. Así se dieron, además una firme superestructura jurídica-ideológica, los primeros bancos y billetes nacionales (1888), las prime­ras industrias manufactureras y tendencias urbanísticas -que revelaba el crecimiento de las ciuda­des- y la aparición de modernas obras de infraestructura (caminos y vapores en ambos lagos, servicios de agua por cañería y de alumbrado público, cable submarino, telégrafo, teléfono y, sobre todo, el ferrocarril).

Sin embargo, el gobernante que consagró legalmente, y propició de hecho la libertad de prensa, que impulsaría el desarrollo del periodismo, fue Fernando Guzmán.

EL DIARISMO

En ese contexto, el periodismo alcanzó un desarrollo sin precedentes. Durante la primera etapa de los “Treinta Años”- se editaron 59 periódicos. Los más importantes y persistentes fueron El Centro-Americano, fundado por Anselmo H. Rivas en Granada, 1857 y El Porvenir de Nicaragua, establecido en Rivas, 1865, por Enrique Gottel.  Un sólo periódico independiente, El Porvenir.

El Porvenir de Nicaragua (1865-1886)
Su fundador, el alemán Gottel (1831-1875), había acumulado un pequeño capital como conductor del tráfico de la Compañía del Tránsito en Rivas, donde lanzó su periódico semanal que sería el primero en no depender de la protección de un partido ni de los favores de un gobierno. Lo sostuvo durante nueve años.

El Diario de Nicaragua y/o El Diario Nicaragüense
El Diario de Nicaragua. Aparecido en Granada el 1ro. de Marzo de 1884 bajo la dirección de Anselmo H: Rivas y Rigoberto Cabezas, con la separación de éste por razones políticas se trasformó, a los cuatro meses, en El Diario Nicaragüense.

FUNDADORES

Con todo, por su asociación para acometer con éxito la aventura del diarismo, Anselmo H. Rivas y Rigoberto  han sido considerados con justicia fundadores del periodismo nacional. El primero, conservador y ecuánime; el segundo, liberal y exaltado. Mas ambos próceres. Don Anselmo, en el campo intelec­tual. Pero también Rigoberto se destacó como ensayista de primera calidad. Así da testimonio su producción dispersa en folletos, artículos y cartas que ya deberían estar compilados en volumen para ser apreciada por lo que es: la obra de uno de nuestros clásicos.
Lo mismo podemos afirmar de los incontables escritos que don Anselmo, cuya carrera periodística la inició en 1857, como vimos, con la fundación de El Centro-Americano y la prosiguió, cuatro años más tarde, con La Unión Nacional de Nicaragua (1861) para reiniciarla con El Semanal Nicaragüense (1872-75) y, finalmente con El Centroamericano (1880), semanario que, habiendo cesado en 1863, llegaría a transformarse en 1884 en el primer diario del país.

Diarios pioneros
A raíz de El Diario Nicaragüense, surgieron varios diarios que debemos considerar los pioneros de nuestro periodismo. Uno de ellos, El Látigo (1884) recibió el calificativo de “periodicucho”,  El Independiente (1ro. de Enero, 1886-Julio, 1887), bajo la dirección de Román Mayorga Rivas,  era predominantemente informativo y comercial; El Diarito (1888-91), en Managua y luego en Granada, de Carlos Selva; en León El Eco Nacional (1889) que en apoyo del gobierno de Sacasa, editaba Agustín Duarte; en Managua La Estrella de Nicaragua (1889-90), opositor a ese mismo gobierno, que dirigía el colombiano Victor Dubarry; en León, de nuevo, La Opinión Nacional(1891), de tendencia gobiernista; y en Managua El Diario de la Capital(1891-92), partidario del doctor Sacasa, como también El Siglo XX (Febrero, 1892-0ctubre, 1893), editado por los empresarios y periodistas de nacionalidad chilena: Abraham Zamora, Federico Rivers y Carlos del Río. Este último periódico, una vez suspendido, reapareció en León.

PRIMERAS REVISTAS LITERARIAS

Durante los mismos “Treinta Años” nació la primera publicación periódica con carácter de revista: El Mensajero del Sagrado Corazón de Jesús (Enero, 1874-79?). Sus editores eran los jesuitas expulsados y establecidos en León desde 1871.

El Ensayo (1880-81)
La otra mentalidad, de tendencia liberal y positivista, que representó a los jóvenes intelectuales de la ciudad de León, entre quienes sobresalía Rubén Darío.

La Prensa Literaria, 20 de Marzo, 1983, en las que detallamos sus colaboraciones: Rubén Darío un cuento, nueve artículos desconocidos con el seudónimo de Jaime JiI y sus ya conocidas poesías iniciales.

Sus continuadores fueron: El Album (Agosto, 1880-Septiembre, 1881) en Rivas; y otras dos revistas de la misma ciudad de León: El Ateneo (Septiembre, 1881-Febrero, 1882) y la Revista Literaria, Científica y de Conocimientos Útiles (Enero-Julio, 1888).
           
El Ateneo (1881-82)
El Ateneo, órgano de la sociedad del mismo nombre, convocó a los más cultos intelectuales leoneses presididos por Tomás Ayón (1820-1887). La tendencia de esta revista era científico-literaria, predominando el positivismo.
Editado en la imprenta de Justo Hernández, El Ateneo alcanzó siete números. Colaboraron en sus páginas, Rubén Darío (con sus ocasionales e inspiradas composiciones de “poeta civil”) y, sobre todo, el Presidente de la sociedad Tomás Ayón, quien teorizó sobre estética (el arte y la belleza, el gusto, el estilo y la razón en literatura). La revista estaba a cargo de Alfonso Ayón (1858-1944).

Revista Literaria, Científica y de Conocimientos Útiles (1888)
Publicada desde el 15 de Enero de 1888. Trató ciencias, artes, industrias, comercio, y también insertó una de las primeras poesías escritas por una mujer en Nicaragua: la de la niña de nueve años Josefa Vega de Masaya.

El Ateneo Nicaragüense (1898-1900)
Mayor importancia tuvo la segunda etapa del órgano de la sociedad El Ateneo, renovada con nuevos elementos. Realmente, esta revista de Literatura, Ciencia, Artes fue acometida por la gene­ración modernista, cuya fecha central de 1897 coincidió, a principios de ese año, con la edición en Buenos Aires del segundo libro capital de Darío: Prosas profanas

La Patria (1895-1920).
Durante los últimos cinco años del siglo pasado y las dos primeras décadas del veinte fue La Patria, dirigida en León por Félix Quiñones (1855-1923).Quiñones aglutinó en La Patriaa todos los poetas, escritores y profesionales de la ciudad, uno de sus números monográficos  dedicado a Rubén Darío a propósito de su visita en 1907.

Después de La Patria, o simultáneamente a su publicación, se editaron muchas revistas corres­pondientes al segundo modernismo nicaragüense, comprendido de 1900 a 1919: El Alba, Alma joven, La Torre de marfil, Plúmbeo, Letras, etc., etc.; y, especialmente la de los representantes de la generación post-modernista: Los Domingos (1918-1924), primera revista semanal ilustrada. A este importante órgano siguieron La Noticia Ilustrada, El Gráfico y otras revistas de carácter misceláneo, pero predominantemente comerciales e informativas.

PRENSA OBRERA

También durante los “Treinta Años”, o al final de la misma época  surgieron los primeros intentos de periódicos vinculados a los  ideales obreros y “obreristas”. Ignoramos si El Trabaja­dor (1874), de Rivas, respondía a esta tendencia; pero, sin duda, La Aurora (1883), de Managua, la manifestaba. Bajo la dirección de Carmen J. Pérez, futuro propietario de los talleres que llevaron su nombre y que aún perduran, este periódico tuvo acogida tanto en la capital como en los departa­mentos.
La Auroraera una hoja de propaganda de la sociedad de artesanos del mismo nombre. Hubo varias de éstas agrupaciones mutualistas antes y después de la entronización en el poder del Gral. J. Santos Zelaya, quien las promovió.

Otros periódicos pertenecientes a esta etapa: El Artesano (1884), de Managua, dirigido por Félix Pedro Zelaya, posteriormente Ministro del gobierno de Zelaya; El Artesano (1906), de Masaya,; El Eco (1907); El Obrero (1909?), de León; Revista Obrera(1915), de Managua, dirigida por Carmen J. Pérez h.; Gimnasio Obrero (1915); El Ideal Obrero (1919), de Bluefields, y El Esfuerzo Obrero (1920), de Managua, editado por el referido Carmen J. Pérez hijo, con su padre.
A la segunda etapa pertenecieron El Socialista (1924) el periódico Acción Obrera – y la American Federation Labor, El Obrero libre en 1925, El Laborista(192).

Igualmente, dentro de ese “poco” figuró el periódico oficial del Obrerismo Organizado: La Evolución Obrera, que comenzó a editar J. Félix Solís en 1922; titulado “Organo del Consejo Directivo General del Obrerismo Organizado en Nicaragua” en una nueva época en 1930, llegó a publicarse citados.

PRENSA CATÓLICA

Otra manifestación surgida en los “Treinta Años”: la prensa católica. Con el objetivo de mantener los principios doctrinarios y morales del catolicismo, frente a la avalancha ideológica del liberalismo, se acrecentó.

El Centinela Católico, periódico editado probablemente en León.  Allí circulaba, desde Enero de 1875.
El Sentimiento Católico (1877-1893) comenzó a editarse como quincenal religioso (sic) científico y de variedades,
El Sentimiento Católico fue el mejor y más consistente órgano del pensamiento eclesiástico de  su tiempo, sobre todo a partir de su enfrentamiento directo con la política liberal.

La consagración citada fue paralela a otra: la del obispado de Nicaragua, o diócesis de León,  todas sus parroquias, al “sacratísimo Corazón de Jesús” el 28 de Junio de 1889.

PERIÓDICOS DE NICARAGÜENSES EN EL EXTRANJERO

Capítulo significativo e imprescindible de esta reseña histórica lo constituye el fenómeno de los periódicos editados por nicaragüenses fuera de Nicaragua. En la mayoría de los casos, se trata de escritores o políticos exiliados en un país centroamericano o, simplemente, de periodistas que tenían el objetivo de abrirse campo en el mismo ámbito.

El Centinela de Nicaragua (1837)
El primero se tituló El Centinela de Nicaragua y lo publicaron en San Salvador, hacia 1837, emigrados que radicaban en ese país. Una hoja suelta apareció por primera vez el 25 de Abril de 1837.

La Chirimía (1870) y el Diario del Comercio (1878)
La Chirimía, una revista quincenal que editaba en El Salvador hacia 1870 el poeta Francisco Zamora (1820-1871) Y en la cual satirizaba en verso a sus enemigos políticos; el Diario del Comercio, también editado en San Salvador, que en 1878 fundó y comenzó a dirigir otro poeta, Román Mayorga Rivas (1862-1925); y El Pueblo, periódico que publicaría en la capital de Guatemala nada menos que Rigoberto Cabezas.

La Nación(1887) y El Día (1892)
Dos años después, Carlos Selva dirigía en Tegucigalpa, Honduras, el semanario La Na­ción(1887); Enrique Guzmán, fundaba otro diario en San José, Costa Rica, acompañado de Pedro Ortiz (1859-1892): El Día.

Revista Ilustrada de Nueva York (1889-1892)
Román Mayorga Rivas, se había abierto campo, aprovechando un cargo diplomático en Washington, en la coedición con el venezo­lano Nicanor Bolet Peraza de la Revista Ilustrada de Nueva York, donde publicaba desde 1889. Aquí se publicaban crónicas y comentarios, artículos sobre temas artísticos o sobre “La Mujer Ameri­cana”.

El Diario de El Salvador (1896)
Pero la publicación periódica de mayor trascendencia que fundó Mayorga Rivas fue El Diario de El Salvador en 1896. Pionero del periodismo centroamericano, dado su aporte innovador al mismo, constituyó durante varias décadas la mejor y más completa fuente de información de ese país.

Sandino (1928-30)
Su primer número sale el 1ro. de Diciembre de 1928.
Consistía, en un medio serio que apoyaba y difundía la justicia, desde Costa Rica.

PERIODICOS DE BLUEFIELDS

The Recorder (Junio, 1895), El Ferrocarril (Agosto, 1895), El Correo del Norte (1903), El Radi­ca/ (1906), El Litoral Atlántico (1907), La Voz de Bluefields (191 O), La Voz del Atlántico (191 O), The American (191 O), Diario de Bluefields (1911), El Eco y El Comercio -ambos de 1912-, La Estrella, El Gráfico y La Época, los tres de 1916. Al año siguiente se comenzó a editar La Información, diario que duró sesenta años; entre sus directores, cabe citar a Ignacio Moreno (1928), Manuel Paíz Fonseca (1929), Santiago Zúñiga (1941), Humberto M. Tablada (1953), Dr. Roberto Hodgson J. (1975) Y Ruperto Unton Whitaler (1977).

Otros periódicos blufileños fueron El Renacimiento (1917), El Ideal Obrero (191 O), La Verdad (1930), El Heraldo de la Costa (1920), El Correo del Caribe (1922), The Bluefields Weekly (1926) y El Promotor (1928).

REVISTAS EDUCATIVAS

Los primeros órganos oficiales de carácter educativo surgieron en Nicaragua durante el régimen del Gral. J. Santos Zelaya, cuyas administraciones se destacaron por dar un impulso firme a la enseñanza en general, fortaleciendo la política iniciada durante los “Treinta Años”.
           
La Enseñanza, dirigida en 1895 por Leoncio N. Bello -de nacionalidad española­- parece ser la primera revista dedicada a la difusión teórica y práctica del ramo.

Otra revista, Organización escolar (1899)fue -ya más claramente- “Órgano de la Inspección General de Instrucción Pública” del gobierno de Zelaya que conciliaba.

Revista de Instrucción Pública (1908): comenzó a publicarla en Enero de 1908 un escritor con vocación pedagógica: Ramón Romero (1880-1964). Editada en la Tipografía Moderna de Managua,
La Revista(1924).
Ramón Romero insistió en su labor educativa al editar otra publicación periódica: La Revista.Órgano del Ministerio de Instrucción Pública del gobierno de Carlos Solórzano (conservador) y Juan Bautista Sacasa (liberal).

Revista Femenina ilustrada (1918-1920)
Femenina Ilustrada, órgano de los anhelos educativos de Josefa Toledo de Aguerri (1866-1962) que marcó un hito en la historia de las publicaciones periódicas nicaragüenses. Atendiendo a los valores de la mujer, sobre todo a su aspecto formativo, “doña Chepita” mantuvo esa revista entre 1918 y 1920 con una definitiva con­ciencia de su misión, difundiendo literatura feminista y pedagógica de gran valor.

Educación (1917-1922) Y Centro América (1923-26)
Pero las más consistentes revistas de esa época fueron las que se sustentaban en la obra educativa de los Hermanos Cristianos de la Salle en la capital.

PERIODICOS HUMORÍSTICOS o SATÍRICOS

Los periódicos de índole humorística y satírica:  El Buscapié(1862), semanario en el que se inició como escritor Enrique Guzmán, uno de los grandes cultores del humor granadino;
La Avispa (1881), de León; El Censor(1882), también de Granada; Don Circunstancias(1887 , y El Duende Rojo, del mismo año, El Mocho(1890) y El Duen­de(1891), los tres últimos igualmente de la capital.
En El Duende, que dirigía Juan de Dios Matus, apareció quizás la primera caricatura nicaragüense contra el gobernante de turno: Dr. Roberto Sacasa y es que la caricatura surgía ligada al periodismo como arma política.
En 1904, por su lado, El Comercio -diario de Managua que alcanzó el mayor tiraje de la época: diez mil ejemplares- difundía las caricaturas de Pedro Pablo Argüello.

Características Generales de la Prensa Escrita

La mayoría de los principales periódicos de Nicaragua nacieron antes de 1930 y es a partir de este año que desaparecen los periódicos que proliferan en Centro América en las cuatro décadas anteriores.

Hasta mediados del siglo XX, los periódicos funcionan en Nicaragua como pequeñas empresas artesanales, familiares principalmente.

La aparición de la radio en 1930 y la televisión en 1956, afectó la hegemonía absoluta que tuvo la prensa escrita en Nicaragua hasta mediados de este siglo.

Los diarios se identifican con formato estándar, los semanarios con el tabloide y las revistas con formato de un octavo.

Inventario de Periódico Actuales

LA PRENSA de circulación nacional


EL NUEVO DIARIO de circulación nacional


BOLSA DE NOTICIAS
TRINCHERA DE LA NOTICIA
SEMANARIO SIETE DÍAS
SEMANARIO VISIÓN SANDINISTA
TIEMPOS DEL MUNDO

SEMANARIO CONFIDENCIAL

Fuente de información;

http://www.oei.es/cultura2/Nicaragua/07a.htm

Anuncios