Los sueños

Qué es un sueño

Todos tenemos la experiencia de soñar y por ello sabemos lo que es un sueño y tenemos la experiencia de que es algo más de lo que contamos, que nuestros relatos no los recogen de una forma exacta, sin embargo el conocimiento científico de los sueños tiene que basarse en las narraciones que se hacen de ellos, porque no vale analizar exclusivamente nuestros propios sueños para hacer una teoría sobre ellos.

Hobson (2000) describe de la siguiente forma lo que es un sueño: “La actividad mental que ocurre en el sueño se caracteriza por una imaginación sensomotora vivida que se experimenta como si fuera la realidad despierta, a pesar de características cognitivas como la imposibilidad del tiempo, del lugar, de las personas y de las acciones; emociones, especialmente el miedo, el regocijo, y la ira, predominan sobre la tristeza, la vergüenza y la culpabilidad y a veces alcanzan una fuerza suficiente para despertar al durmiente; la memoria, incluso de los muy vívidos, es tenue y tiende a desvanecerse rápidamente después de despertarse a no ser que se tomen medidas especiales para retenerlo”.

Funciones psicológicas del sueño

La principal función del sueño es reparar el organismo para poder seguir la vida en condiciones óptimas. Es una función fisiológica, pero en el sueño aparecen materiales cognitivos de difícil interpretación y con un alto contenido emocional, a los que se muchas veces se les da muy diversas interpretaciones. Algunos autores como Hobson lo consideran como un producto fisiológico que debería ser olvidado cuanto antes, como así sucede en realidad (Hobson, 1997). Otros autores siguen manteniendo y fundamentando fisiológicamente la teoría de Freud de que son deseos reprimidos que surgen en momentos en los que baja la censura (ver modelo de Solms (1997)).

La función psicológica que más consenso ha despertado ha sido que el sueño REM consolida nuestra memoria y que la recuperación de nuestros recuerdos es más efectiva después de un buen sueño. Sin embargo, ni siquiera esta función es aceptada de forma universal (ver por ejemplo Vertes, 2000) Este autor propone que la función primaria del sueño REM es puramente fisiológica y consiste en proporcionar al cerebro una estimulación que necesita para recuperarse del sueño profundo.

Resumiendo nuestra postura podemos afirmar que el sueño actúa sobre nuestra memoria emocional activando los circuitos cerebrales asociados a la emoción, como la amígdala y el sistema límbico y desactivando el control consciente de la corteza frontal y la entrada y salida de estímulos desactivando partes del tronco cerebral.

Planteamos la hipótesis de que lo que consolida el sueño es la actitud, entendida como preparación a actuar (Bull, 1951), en la que se inhibe la acción, y al inhibirse la acción aparece el componente emocional, en el mismo sentido que da Frijda (1989) a las emociones como preparaciones a actuar.

Fuente de información:

http://www.psicoterapeutas.com/pacientes/suenyos.htm


 

¿Qué son los sueños lúcidos?

Como-son-los-suenos-lucidos.jpg Kladyk/iStock/Thinkstock

En general, no podemos controlar nuestros sueños, y eso es lo que nos da la posibilidad de soñar las cosas más insólitas. Mientras dormimos, podemos estar haciendo cosas imposibles, como volar, o sufrir las peores pesadillas. Pero nuestro cerebro decide qué es lo que soñamos. Sin embargo, los sueños lúcidos nos permiten tener un mínimo control ellos. ¿No te gustaría poder hacerlo siempre?

En los sueños lúcidos estamos conscientes de que estamos en un sueño, y aunque parezca algo bastante extraño, la ciencia ha probado que existen. Un grupo de individuos fue monitoreado mientras dormían a través de un encefalograma y se demostró que quienes tenían sueños lúcidos en la fase REM movían los párpados.

¿Se puede controlar los sueños?

Como-son-los-suenos-lucidos-2.jpg 

Actualmente, es reconocido que las personas pueden tener sueños lúcidos, el problema no está en si están conscientes de que sueñan, sino en el poder de controlar los sueños. El primero en notar este estado fue Aristóteles, pero no le puso un nombre, solo describió la sensación. Y los budistas utilizan el yoga de los sueños, que intenta llevar a un estado parecido de conciencia.

Según algunos investigadores, durante los sueños lúcidos tenemos control, por lo tanto podemos decidir a dónde ir y qué hacer. Esto se ha usado como tratamiento para las pesadillas recurrentes, sobre todo en niños, a los cuales se les enseña a tener sueños lúcidos y controlarlos. La posibilidad de decidir qué soñar abre el espectro a un mejor sueño.

El cerebro durante los sueños lúcidos

Como-son-los-suenos-lucidos-1.jpg

El psiquiatra holandés Frederick Van Eeden registró algunos de sus propios sueños, en los que mayormente se encontraba volando. Fue el primero en darles el nombre sueños lúcidos en 1913. Algunas otras personas dicen que están relacionados con sueños eróticos.

Según Matthew Walker, un doctor del Laboratorio del Sueño en Berkeley, la zona del cerebro involucrada con este tipo de sueños es la Corteza Prefrontal Lateral, la cual está encargada de la lógica. En el sueño REM esa parte suele estar dormida, pero en algunos casos todavía está despierta y la lógica empieza a funcionar al mismo tiempo que los sueños.

Técnicas para lograr tener sueños lúcidos

Como-son-los-suenos-lucidos-3.jpg

Si quieres tener sueños lúcidos, hay algunos métodos que puedes seguir para conseguirlo. Primero, deberás prestar más atención a los sueños, recordándolos y contándolos nuevamente. De esta manera te familiarizas con los ritmos de tus sueños.

Otra técnica utilizada es la Inducción Mnemónica de Sueños Lúcidos, mediante la cual nos convenceremos de que, la próxima vez que durmamos, nos daremos cuenta de que estamos soñando. Luego de esto, repasaremos nuestro último sueño y trataremos de encontrar aquellos elementos que no pueden ser reales (por ejemplo, volar). Esto es necesario realizarlo antes de dormirse, para estar alerta al soñar.

Otra manera es despertarse mientras estamos durmiendo, permanecer un rato despiertos y luego volver a dormir. Así se borran las fronteras entre los sueños y lo real, permaneciendo más alerta. Además, existen institutos que ayudan a las personas a lograrlo a través de técnicas específicas.

Los sueños lúcidos son posibles y comprobables, así que si quieres hacerlo, tendrás que intentar por tu cuenta estos métodos. Es interesante ver cómo pasas de sueños alocados sin control, a tener algo de conciencia en ellos.

¿Te ha pasado algo así alguna vez? ¿Tienes sueños eróticos y eres capaz de tomar control de ellos?

Fuente de información:

http://curiosidades.batanga.com/5721/que-son-los-suenos-lucidos


 

Muchos de los seres humanos tenemos la capacidad de adentrarnos al futuro, antes de que este llegue, a través de los sueños, las visiones, los presentimientos, y las voces de alerta que podemos escuchar en nuestro interior.

Los sueños, las visiones, los presentimientos, y las voces internas que a menudo escuchamos, podemos darle un nombre global, en donde podamos encerrarlas a todas estas situaciones, de acuerdo a sus funciones, en este caso le llamaremos “Revelación”.

La Revelación está encaminada a develar algo que esta oculto, es decir tiene la función de manifestar preventivamente, algo que puede darse como tal, o que si actuamos con tiempo, lo que suceda sea menor a como estaba pautado, siempre y cuando podamos intervenir.

Estos aspectos son:

– Los sueños,

– Las Visiones,

– Los presentimientos,

– Las voces que se escuchan en su interior,

Sueños

Muchas personas prefieren usar los sueños para verificar cual es el numero de la lotería que se tienen que comprar, otras personas, usan los sueños como un conjunto de simbolismos que nos dan un aviso, pero de los cuales, ellos tienen que descomponerlos en todas sus partes, para que de cada cosa, animal o persona que aparezca en el, le podamos extraer un significado o señal individual.

 historia;

– Es probable que en una noche se tenga un sueño largo, y con una serie de relatos entrelazados cada uno de ellos,

– Es posible que en una noche se tenga un sin numero de sueños, cortos, un poco impreciso, y variados que no tienen nada que ver unos con otros.

– Es probable de que uno despierte y tenga la sensación de que soñó pero no puede recordar muy bien los sueños

– Es probable de que uno despierte y le parezca no haber soñado nada.

– Es probable de que usted se sintió en su sueño de que lo estaba viviendo en verdad, y al despertar siente como si lo vivió de verás.

– Es probable de que los personajes de su sueños, usted los conozca de verdad, o puede ser que ni si quiera sabe quienes son.

Independientemente de cuantos sueños ha tenido en una noche, del largo del relato, o lo breve, de que lo recuerde muy precisamente o no, de que conozca a todas las personas que estaban en el o no, de que conozca el lugar descrito o no, todo sueño tiene su importancia, tal vez no se comprenderán en el momento, pero es muy probable de que al pasar el tiempo recuerde lo que soñó.

Visiones

Tratar el tema de las visiones es tratar un tema muy especial, ya que son muy pocas las personas que realmente, tienen la oportunidad de experimentar este tipo de evento.

Las visiones son un conjunto de revelaciones que se dan, estando la persona muy conciente de lo que esta viendo, la persona No Esta Dormida, puede ser que la persona se este acabando de despertar, este tratando de dormirse y no puede y ve la visión, como puede ser que este haciendo otra cosa, y ni siquiera esta en posición, de dormir ni nada por el estilo.

Las visiones pueden tenerse a solas, estando con alguien, estando ocupados, o estando meditando en algunas cosas, y de pronto se coloca esa imagen en nuestros ojos, la cual no podemos interpretar de momento, pero sabemos que es algo sobrenatural que no sabemos como explicarlo.

Las visiones por lo general son muy cortas, se ve una imagen por un instante, y de pronto desaparece de nuestros ojos.

Presentimientos
Los presentimientos son una manifestación de la revelación, un poco diferente, a lo que es el sueño y la visión, ya que este no es una manifestación sobrenatural que requiere ser captada por la vista, como es el caso del sueño y de la visión. Sino que este tipo de revelación, es captado por el intelecto, aquí interviene la mente, la cual procesa o codifica la información que está recibiendo en el interior de la persona, y que lógicamente desconoce porque no tiene bases para probar lo que siente, pero algo en su interior le dice que está en lo correcto.

Esta manera de concebir un hecho antes de que suceda, es una característica muy importante, y necesaria en el ser humano, sin embargo las personas que pueden experimentarlas son muy pocas.

Presentir algo, está determinado, por una capacidad innata en una persona, que tal vez desconoce algo, pero lo puede comprender de una manera sobrenatural, y es por ello, que no puede explicarlo, aunque si puede entenderlo.
Voces en el interior
Las voces en el interior son otro tipo de manifestación de la revelación, pero esta es captada principalmente por el sentido de la audición.

Este tipo de manifestación, no tiene que ver con la visión, esta es percibida a través del sentido de la audición, en algunos momentos las personas que la experimentan, pueden sentir la sensación de confusión, ya que no sabe porque pensó este determinado asunto, si eso no era lo que estaba pensando en ese momento.

Las personas, que han experimentado más a menudo este tipo de situaciones, ya no se confunden, instintivamente captan cuando están recibiendo una información en su inconsciente, y aunque no saben cómo describir ese proceso al que está siendo sometido, comprenden que lo que les está pasando, no es producto de su mente, porque saben que ellos mismos estaban pensando en otros asuntos, cuando percibieron esa voz en el interior, y saben que lo que escucharon, no tiene nada que ver con lo que pensaban, ni con lo que saben del asunto.

Impresiones acerca de algo o alguien

Las Buenas Impresiones y las Malas Impresiones muchas veces son una forma de revelación, en ocasiones conocemos a alguien y a primera vista sentimos una buena impresión de ese alguien, o una mala impresión de ese alguien, y aunque todos sentimos eso con las personas, no todos lo percibimos como una manifestación de la revelación, sino simplemente es nuestra forma de ver a la gente, y juzgarla según su apariencia, según su actitud, y según nuestros gustos.

Las personas que realmente, experimentan este tipo de sentir por alguien Buenas o Malas Impresiones, y son por revelación, siempre finalmente terminan confirmando la verdad, de lo que sintió en el primer momento.

A veces, cuando se presiente si una persona es mala o no, uno siente como una vocecita en el interior, otras veces uno siente que hay un choque entre esa persona y uno, y resulta que uno no entiende porque, y es que en realidad esa persona nos cae bien, entonces porque sentir ese rechazo. También sucede que hay personas, que de primer momento sentimos como una conexión con esa persona.

Un ejemplo de estas cosas, es lo que le acontece en gran medida a los padres, al conocer las amistades, o parejas de sus hijos, muchas veces lo presienten, de que es una mala persona, o de que no lo es. Pero no es el único caso en lo que eso puede pasar.

Las personas, que tienen esta manifestación más a menudo, lo experimentan constantemente, en muchas áreas de su vida, en el trabajo, en los estudios, en la calle, en algún lugar público, en todo lugar lo pueden experimentar y con cualquier persona que conozcan.

Nuestro Papel en todo esto

En medio de toda esta situación, lo importante es conocer cuál es nuestro papel en todo esto, para ello, requieres plantearte algunas interrogantes:

¿Yo he recibido constantemente alguna de estas manifestaciones de revelación?

¿He podido confirmar lo que soñé, vi en visión, escuche en mi mente, presentí o me dio la impresión, se cumplió?

¿Cuántas veces he experimentado alguna de estas manifestaciones de revelación? ¿Pocas o muchas?

Si las he experimentado ¿cuál es la manifestación de revelación que constantemente me ha acontecido?

¿Cómo me he sentido al respecto?

¿He hecho algo al respecto?

¡Le he comunicado a otros lo que presentí, o soñé, vi. En visión o escuché en mi mente?

Si en todas estas preguntas, las respuestas apuntan al hecho, de que constantemente has sido expuesto a una o a varias de estas situaciones, entonces quiere decir, que hay un Don en ti, el cual debes desarrollarlo y conocerlo más a fondo.

Aprende a administrar tu Don

Si has descubierto, que éste es tu don, Te felicito, has descubierto, que estás en la lista de las personas que reciben revelación de los acontecimientos antes de que lleguen a pasar.

– En la historia, desconozco biografías de personas que constantemente experimentaban algunos de estos tipos de revelaciones, sin embargo en los relatos bíblicos, se mencionan algunas de historias, acerca de personajes que constantemente soñaban, otros que veían visiones, otros escuchaban voces. En la Biblia se habla mucho de la Profecía, e incluso de los 66 libros de la Biblia, algunos de ellos son libros proféticos.

– Muchas personas del mundo secular, cuando experimentan estas cosas buscan psicólogos, videntes, y personas que trabajan con lo paranormal, etc. Desconocen qué hacer con lo que les pasa, y muchas veces quienes lo intentan orientar están más confundidos que ellos, acerca del asunto.

-En el mundo cristiano, esto es para lo que siguen las normas y las directrices del cristianismo, podemos recurrir a la fuente de inspiración, en la cual nos basamos, y vemos que la Biblia, nos habla de Dones: Don de Ciencia, Don de Revelación, Don de Conocimiento, Don de Sabiduría, Don de Profecía, y podemos estudiarlas en las sagradas escrituras. También podemos verlas como una Revelación Divina, de parte de Dios para que nosotros podamos interceder a favor de las personas que lo requieran.

– Yo la Autora de este curso; en mi vida personal, he experimentado muchísimas de estas manifestaciones desde que era una niña, aun en mi edad adulta todavía las experimento constantemente. He tenido sueños, visiones, malas impresiones, buenas impresiones, presentimientos, y he escuchado voces que me hablan en mi interior. He visto cumplirse muchísimos de mis sueños, muchísimas de mis visiones, muchos de mis presentimientos e impresiones, y también he visto milagros relacionados a lo que me fue revelado, porque tomé acción en ello.

En mi caso personal, todos estos dones, los he ido desarrollando años tras años, y he visto resultados en la revelación, interpretación de la revelación, y en la intercesión.

En el caso personal, del alumno que lea este valioso material, usted puede reconsiderarlo, de acuerdo a su creencia y criterio, sin embargo, mi interés en este curso es enfatizarle que cuando usted recibe estos tipos de manifestaciones, usted debe buscar ayuda a personas que conozcan de la materia, para ver hasta qué punto usted es útil en esta situación, para poder impedir que algo malo suceda.

Consejo Final

Si eres de las personas que constantemente sueñan, o tienen alguna de estas manifestaciones, de la Revelación de acontecimientos futuros, te invito a practicar lo siguiente:

– Ten una libreta siempre a la mano, en la cual siempre tomes apuntes de tus sueños, visiones, presentimientos o cualquier otro tipo de manifestaciones a las que eres expuesto. Anota todo lo que percibiste, quienes, como, cuando, donde, en fin escribe todos los detalles y anota la fecha cuando te sucedió todo esto.

– Particípale a la gente de tu entorno, principalmente a tus seres queridos, lo que has visto, oído, soñado, o presentido. No importa si no te creen, si le dan un valor místico, esotérico o lo desvalorizan o te tildan de loco, solo cumple con informar las cosas que has experimentado.

– Si tu corazón se inclina a las cosas de Dios, ponlas en oración, y pide guía divina, para poder interpretar lo que has experimentado,

– Acude a alguien que pueda orientarte, orar por ello, e incluso pueda darte la interpretación correcta de lo que has visto.

– Ponle mayor cuidado cuando son sueños, visiones y presentimientos de cosas malas que están por pasar y toma las previsiones que creas concernientes al caso.

Fuente de información:


 

Los sueños en la práctica curativa de los médicos tradicionales totonacos

Liz Estela Islas Salinas
Anahi Garcia Nac Naught
Emily Ito Suiyama
Facultad de Psicología. Universidad Nacional Autónoma de México.

miquitce@yahoo.com.mx

Shoshana Berenzon Gora
Instituto Nacional de Psiquiatría, México.

Acercarse al estudio de los sueños en las culturas concebidas como tradicionales, requiere una labor interdisciplinaria que compete a la psicología, la antropología, la sociología y al psicoanálisis. Tedlock (1992) explica que no sólo el soñar es un universal humano, sino que la interpretación de los sueños es un universal cultural. En palabras de Perrin (1990), el soñar revela la unidad del espíritu humano y la diversidad de los universos culturales.

En estas culturas tradicionales existen especialistas en la interpretación de los sueños, quienes reciben mensajes del mundo de las divinidades y de los muertos. Estos hombres y mujeres de conocimiento, suelen recibir la señal iniciática o el aprendizaje de su profesión por la vía onírica. También en la práctica pueden tener premoniciones de pacientes que acudirán a consultarles, o señales que atañen no sólo al destino individual, sino al de un pueblo entero.

Dentro de las sociedades mesoamericanas esto no es una excepción, de manera que desde los primeros documentos coloniales se tienen referencias sobre la interpretación de los sueños que hacían los indígenas. Durán relata que Moctezuma, “mandó le buscasen todos los hechiceros y encantadores y sortílegos que en sus ciudades y villas pudiesen hallar, y que les aperciviesen cómo su voluntad era saber algunos prodigios, ó pronósticos, ó adivinanzas, entendidas o sabidas por estrellas, por agua o fuego, ó por aire, ó por suertes, ó por cualquier vía y ciencia que tuviesen, y principalmente por sueños y visiones” (Garza 1990).

López Austin (1967) cuenta que el especialista en sueños era el temiquiximati, temicnamictiani “el conocedor de los sueños”, “el intérprete de los sueños”, para lo cual tenían libros llamados temicámatl.

Su importancia persistió durante la época colonial, a pesar de los intentos de los evangelizadores por suprimir esta práctica. Aguirre Beltrán (1963) menciona que dentro de los procedimientos diagnósticos y pronósticos del curandero colonial, la interpretación de los sueños fue uno de los más importantes, lo que en su opinión, revela la influencia de las ideas de la medicina indígena. Para ésta, la vigilia y el sueño se producen en un mismo plano natural formando una continuidad. “Ambas percepciones se alcanzan en momentos distintos del ser pero ambas son verdaderas. Las percepciones logradas en el sueño añaden a la experiencia objetiva los datos de esa parte del mundo, la invisible e intangible, que sólo pueden ser conseguidos por la experiencia mística” (p.181). El curandero colonial, además de los sueños espontáneos, se valía de los sueños provocados utilizando para tal fin, enteógenos como el ololiuhqui (Turbina corymbosa), teonanacatl (Psilocybe aztecorum, Psilocybe mexicana) y el peyote (Lophophora williamsii).

Dentro del pueblo totonaco, actualmente subsiste el arte de la interpretación de los sueños, y los expertos son los médicos tradicionales totonacas, quienes pueden saber en sus sueños quien llegará a visitarlos, qué enfermedad tendrá o qué plantas encontrarán en el monte para curar los padecimientos que aquejan a sus pacientes. El objetivo del presente trabajo es acercarnos a la manera en que los curanderos totonacos interpretan sus propios sueños y los de sus pacientes para legitimarse como expertos sanadores dentro de una cultura que les demanda intuición y conocimiento empírico.
Enfoque teórico metodológico

El eje teórico del que partimos es la psicología cultural planteada desde la óptica de Richard Shweder (1990, 1996, 2000) que es el estudio de la forma en que las tradiciones culturales regulan, expresan y transforman la psique humana, estableciendo una relación dialéctica y dinámica entre la mente y la cultura. Este enfoque nos permitió contextualizar al ser humano en su entorno sociocultural. De esta manera, el sueño deja de ser visto como un fenómeno psíquico individual para insertarse en la dimensión sociocultural de donde surge y desde la cual se interpreta.

Shweder (1990) comenta que la psicología cultural es una disciplina interpretativa en el sentido planteado por Geertz (1997), para quien el análisis de la cultura debe ser una ciencia interpretativa en búsqueda de significaciones que son enigmáticas en su superficie. Consecuentemente, consideramos necesario partir de una base que nos permitiera lograr un mayor acercamiento a los significados e interpretaciones que dichos expertos dan tanto a su experiencia médica en general, como al papel de los sueños dentro de ésta. Con tal fin llevamos a cabo observaciones y entrevistas enfocadas.

El trabajo de campo lo realizamos dentro del municipio de Papantla de Olarte, Veracruz, México; durante diciembre del 2001-enero del 2002, en abril del 2002; y en mayo y junio de este mismo año. En este trabajo incluimos las entrevistas realizadas a dieciséis médicos tradicionales, nueve de ellos forman parte de la Asociación Civil de Curanderos Akgskgoyonó (Alumbrador), seis a la Organización de Médicos Indígenas Kuchinanin Matakustunanin (Los Curanderos de las Milpas), y un curandero rezandero que trabaja de manera independiente. Entrevistamos a cinco curanderos; seis parteras curanderas; tres curanderos rezanderos; una curandera espiritual y un huesero.

Los curanderos son aquellos hombres y mujeres que saben lo que aqueja a la persona; ya sea sólo con verla o empleando distintas formas de diagnóstico como la lectura del huevo (alumbrar) o de las cartas del tarot; su tratamiento es de naturaleza psicorreligiosa, que combina la oración, la barrida con yerbas, la herbolaria, el temascal y otros rituales curativos.

Las parteras son mujeres que se dedican a tratar problemas gineco-obstétricos primordialmente. Atienden a las mujeres durante su embarazo y al momento de dar a luz, son las encargadas de curar el ombligo del bebé y de velar por su bienestar físico y espiritual. También atienden problemas de la mujer, como son dificultades menstruales, de infertilidad y pueden acomodar la matriz.

Los rezanderos son expertos en los rezos y oraciones. Son llamados cuando alguien muere para rezar los novenarios, cuando se vela algún santo en su día y para realizar un ritual para curar el susto que se conoce como “levantamiento de tierra”. También se autonombran “cantores”, debido a que las plegarias que realizan, las hacen cantando.

Los hueseros se especializan en tratar los padecimientos musculoesqueléticos como torceduras, esguinces y otros malestares musculares. Por medio del tacto, este especialista determina qué es lo que le aqueja a la persona, soba con distintos ungüentos, como por ejemplo aguardiente caliente, para aliviar los dolores y desinflamar la zona afectada.

La labor de la curandera espiritual, tiene la peculiaridad de pedir la intervención de la Santa Muerte Roja  para procurar resolverle al paciente problemas laborales, económicos, amorosos o matrimoniales.
El ser humano y los sueños 

Para entender el papel que desempeñan los sueños en la vida del médico totonaco, es importante hablar de su concepción del soñar; pues el sueño es la entrada del alma o espíritu a un “mundo otro” (Perrin 1995), a un mundo donde no hay tiempos ni espacios definidos y gracias a esta condición etérea se entra en contacto con otros espíritus. Es a partir de la concepción del soñar como se van gestando diferentes posibilidades al soñante; concernientes tanto a los contenidos oníricos, como a las interpretaciones posteriores.

En otro trabajo, este mismo autor señala que esta “alma” es entendida en distintas culturas de maneras diferentes, pero que en general se pueden encontrar dos tendencias: la primera concibe al alma como única, y sólo abandona al cuerpo físico después de la muerte; un ejemplo es la postura cristiana; la segunda tendencia concibe al ser humano constituido por una multiplicidad de almas. De esta manera se van complejizando las relaciones entre la salud, la enfermedad y la muerte conforme las van representando las diferentes sociedades tradicionales (Perrin 1990).

Dentro de la segunda postura, se sitúa el pensamiento mesoamericano, como López Austin (1980) plantea para los antiguos nahuas . A lo largo del cuerpo humano estaban distribuidas tres entidades anímicas, pero se concentraban principalmente en la cabeza, el corazón y el hígado; en la primera estaba el tonalli, en el corazón el yolía, toyolía o teyolía, y en el hígado, el ihiyotl.

El teyolía es inseparable del ser humano vivo; en cambio el tonalli abandona el organismo en forma normal y en forma anormal, y retorna a él espontáneamente o puede ser reubicado por procedimientos terapéuticos. Algunos seres humanos emanan ihíyotl dañino en ciertas circunstancias. Las diferentes funciones psíquicas de las tres entidades van de las más racionales del tonalli hasta las más pasionales del ihíyotl, y las más importantes radican en la entidad central, el teyolía. Las tres deben operar armónicamente para dar por resultado un individuo sano, equilibrado mentalmente y de recta moral. Las perturbaciones de una de ellas, afecta a las otras dos .

Ichon (1973) explica que para los totonacas de la sierra de Puebla y Veracruz, México, existen dos almas: el alma grande o listákna, y el alma pequeña o shalaktsina´listákna o likatsin. El alma grande es el principio vital, es un alma múltiple que se sitúa en todos los puntos del cuerpo; mientras que el alma chica se ubica en la cabeza, es única y es el principio de la inteligencia, del conocimiento del espíritu. Es esta alma, el likatsin, el que sale del cuerpo mientras la persona sueña “para ir a pasearse, para nutrirse, para beber el rocío en las hojas de los árboles” (pág.176). Mientras que la otra alma o listákna, se queda en el cuerpo para cuidarlo.

En el caso de los nahuas antiguos, el soñar se concebía como la salida del tonalli del durmiente, por lo que podía comunicarse con dioses y difuntos . De la Garza (1990) comenta que los sueños para nahuas y mayas podían ser acontecimientos actuales o premoniciones, que generalmente se mostraban de manera simbólica. En la actualidad Zolla y colaboradores (1994) comentan que en pueblos indígenas de México, el sueño es ocasionado por el desprendimiento del alma que vaga por la tierra, a través del tiempo y a los lugares habitados por las deidades; por lo que los sueños presagian acontecimientos venideros y son una vía de comunicación con la divinidad.

Al comparar estas propuestas con los relatos de los médicos totonacos; podemos decir que en el mundo intencional totonaco existe un acuerdo general de que la experiencia onírica es ocasionada porque el espíritu, alma o sombra sale del cuerpo del durmiente; y puede entrar en contacto con divinidades, muertos y con espíritus de otros seres humanos vivos. En los sueños, el espíritu se encuentra fuera del espacio-tiempo de este mundo, por lo que puede ir al cielo, a la región de los muertos o vagar por la tierra, y estar en lugares lejanos en breves lapsos.

“A veces sueña uno, lugares lejanos a donde nunca has ido, entonces, tu espíritu navega, hasta ese lugar, porque uno cuando duerme, el espíritu anda navegando, como un barquito, se traslada, a lugares lejanos, donde nunca has ido, pero tu espíritu, recorre kilómetros en segundos” (don Carlos .

Los sabios de los sueños

El médico tradicional totonaco es una persona con un don especial que trae de nacimiento, que le permite desarrollar una gran intuición y una sensibilidad especial para detectar lo que el paciente tiene. Este don, que deviene del mundo sagrado, permite que este especialista sea un intermediario entre este mundo y el “mundo otro” donde habitan las divinidades como los dueños del Monte, en algunas ocasiones fusionados con santos católicos como San Ramón, quien es el Dueño de las plantas. Los médicos totonacos son los soñadores por naturaleza, como don Sabino Morales expresó:

“El que es un curandero, es un soñador, nada más. Por eso yo he dicho que en esto no hay libros, el que va a ser esto, lo trae de nación [de nacimiento,] de la mente. En su cabeza está quien lo está dirigiendo, el curandero así es”.

Esta facultad del médico tradicional, se manifiesta muchas veces desde el proceso iniciático y durante el aprendizaje de esta labor. El futuro curandero tiene algún sueño que le revela que tiene que curar, y que ese es el motivo de su enfermedad. Por ejemplo, Silvia, una de las curanderas entrevistadas, tuvo un sueño en el que fue al Paraíso donde habita Dios Padre, quien le bendice las manos, entregándole fuerza para que ella pueda curar a quien lo necesite. Después le advierte que ser curandero es una tarea difícil, le muestra que existen varios seres humanos que requieren de su ayuda; finalmente, le profetiza la llegada de una mujer con su bebé a quien tendrá que curar, evento que ocurre días después de haber tenido este sueño.

También en sueños la mayoría de los entrevistados recibieron conocimientos de cómo curar: once curanderos refirieron tener sueños en los que reciben guía de un ser espiritual, como un santo, la Virgen o un curandero o curandera antiguos. Generalmente, los sueños de enseñanza comienzan una vez que el médico indígena ha sido iniciado, ya sea por una ceremonia, o porque ya realice curaciones; en otros casos, los sueños de iniciación fueron a la vez sueños de enseñanza. El médico tradicional puede aprender el uso que tiene que darle a las plantas, cómo barrer con hierbas a las personas o realizar una limpia con huevo.

Cuando el médico indígena ya es reconocido por otros médicos indígenas y por su comunidad el tipo de los sueños cambia; pero no dejan de ser importantes para la labor del curandero. A continuación, presentaremos primero los casos en los que el enfermo tiene un sueño y acude al curandero como experto en la interpretación de los sueños. Después, comentaremos los sueños que tiene el propio médico indígena relacionados con el diagnóstico y el tratamiento. La labor del curandero tiene una connotación mágico – religiosa, por lo que describiremos las experiencias oníricas en las que van a lugares sagrados y platican con seres espirituales. Mediante los sueños el curandero recibe el aviso de que debe realizar su ceremonia de Promesa, que es un ritual de purificación y fortalecimiento del curandero. Cabe señalar que, en algunos casos, los sueños significativos para el curandero se hacen menos frecuentes, por lo que reportan que “rara vez sueñan”.

a) Padecimientos y sueños 

Siete de los curanderos nos dijeron que en los sueños se reflejan directamente los padecimientos que involucran al espíritu, como son la sombra de muerto y el susto.

Sombra de muerto

La sombra de muerto es un padecimiento que podemos entender como una intrusión de una energía negativa, que proviene de seres desencarnados. En el sueño del enfermo se refleja que esta fuerza negativa “ha agarrado el espíritu”; entonces el muerto “te hace soñar”. Los contenidos oníricos se refieren a soñar con familiares, amigos o vecinos que ya hayan muerto, como nos lo platica doña Rufina:

“Si sueña muerto, pues es que quiere misa, vas a mandar la misa, si quiere misa muerto, por eso lo sueña, si no lo cuida a tu mamá, o a tu abuelo o que, tienen que cuidarlo. Cuando lo sueñe muerto, compra tu veladora, ponla tu santo, para que su, luz a ella [le dé]…Si no lo cuidas, te estorba mucho, tienes que cuidar, vas a ir al cementerio donde está, si ya no sirve su cruz o quiere flores”.

Generalmente, el alma del difunto con el que se ha soñado no está en paz, porque se quedó con algún pendiente, o como en lo narrado por doña Rufina, porque la familia no lo ha honrado después de su muerte, pues es una tradición guardarle un respeto y un cuidado al espíritu del difunto.

También la sombra de muerto puede manifestarse como pesadillas, por ejemplo, sombras que tratan de dañar al soñante como un caso que nos narró don Martín. Puede ser que esta sombra no le permita a la persona ni siquiera entender sus sueños porque te da “sombra negra”, como nos dijo don Lucio; es decir nubla los sueños.

El espanto o susto

El susto, al ser un padecimiento que implica la pérdida del alma; muchas veces quien sufre esto se sueña en el lugar donde se encuentra su espíritu, pues los dueños del lugar “lo tienen agarrado”. También se puede soñar a la persona o al animal responsables del espanto; o recrear la situación en que se asustó. En todos los casos, los sueños suelen ser repetitivos hasta que la persona es curada por un médico indígena.

“Sueña pues está en, está en algún arroyo, sueña que se cae, pues si se ha caído, siempre sueña donde está, si se ha caído, lo sueñas, lo sueñas hasta que levanta uno la tierra allá, es cuando te sanas. Lo sueña porque está el espíritu allá, lo están martirizando, como a Cristo le pegaron” (Don Martín).

b) Los sueños del curandero en el diagnóstico y la terapéutica

El curandero puede tener sueños en que se vea realizando una actividad curativa, esto es aviso de que un paciente llegará, al día siguiente o días después y es en el sueño donde le indican cómo curarlo. Es así como los sueños son vías mediante las cuales los seres del “mundo otro” le hacen saber al curandero que le están enviando gente para que la curen.

Don José señala que los sueños son muy buenos para saber, te dan consejos para curar:

“Te enseñan, te avisan, que te va a llevar, te va a llevar un paciente, te va a llegar solo o te dicen también, cómo te lastimas…Me viene a levantar, un viejito, me encuentra. Un viejito, me lo encuentro que va a caminar, pero estoy soñando. Me viene a traer paciente. Al ratito llega el paciente, que está muy mala. A veces me dan sueños de la Virgen, con María”.

Doña Elba nos explica que tenía algunos sueños que servían de aviso sobre la atención próxima de algún paciente; pues los sueños “son como unas advertencias que me hacen” de que alguien va a hacerse una limpia o algún otro tratamiento.

Doña Guadalupe Gómez sabe que pronto la irán a buscar para atender algún parto u otro trabajo, cuando sueña lo siguiente:

“A veces yo sueño que estoy preparando mis hierbas, estás barriéndote ya estás preparando las hierbas, sí veo eso en mi sueño, que estoy barriendo o vamos a ir a trabajar, o alguna señora ya se va aliviar cuando sueño, que así sueño que la señora que está embarazada, sé que me van a venir a buscar otra vez, me van a venir a buscar. Ni modo, si ya se va aliviar su señora me vienen a buscar a mi casa. Cuando así empiezo a soñar, sé que me va a venir a buscar mi paciente. A veces al tercer día”.

Los sueños también son útiles para la realización del diagnóstico; por ejemplo, doña Guadalupe Lobato nos dijo que cierto día supo por medio de un sueño que una señora a la que había limpiado tenía “maldad de difuntos”; porque en este sueño escuchó a ciertos malos espíritus que gritaban como “adentro de una olla”. Ella lo interpretó como que estos seres maléficos “vinieron de donde estaban, porque les quitó lo que se iban a llevar”.

Algunas veces, doña Inés en sueños sabe lo que un paciente tiene. En una ocasión, soñó que un muchacho la iba a visitar y estaba muy grave, se había caído y ahí se espantó. Días después la fue a consultar; y ella le preguntó si esto le había ocurrido, el muchacho contestó que sí. Doña Inés entonces supo que el muchacho necesitaba curarse del susto.

c) Sueños con seres espirituales y lugares sagrados

En sueños, un médico tradicional puede visitar lugares sagrados tales como paraísos, nos cuenta doña Elba:

“Pasas paraísos, pasas zacatitos, unos árboles, pequeños, tú sientes que vas, subes, y llegas hasta, donde llegan, unas copas de unos árboles, pero bien bonitos, frondosos, con flores moradas, flores blancas. Se que está un paraíso, pero viene el agua, como si fuera del mar”.

También los seres espirituales pueden darle a conocer otras enseñanzas como develar lo que sucede cuando morimos:

“Y a veces, pues yo he soñado que yo ya me he muerto, pero cuando yo regresé ya no pude llegar a mi cuerpo, porque mi cuerpo estaba lleno de velas, entonces yo ya no me pude acercar.. Pero yo sí sabía que yo estaba, ahí, por eso digo que cuando uno se muere; nuestro espíritu viene y ya no se puede acercar, porque hay muchas velas y cómo se va acercar, porque se quema sus alitas. Por que nuestro espíritu es como una mosquita, pude ser una mariposita, puede ser muchas cosas y de muchas clases puede ser nuestro espíritu […] Y por eso yo sé que sí, no te mueres, es un cambio nada más…” (doña Irma).

d) Influencia de los sueños para las ceremonias

En los sueños un curandero puede saber si es necesario que realice su ceremonia de Malintzin, un ritual de purificación que se realiza como un rito iniciático, y de manera periódica para ofrendar a los seres que contribuyen en la curación como son los Santos; y a los seres causantes de la enfermedad, como son los Dueños de la enfermedad o El Maligno. Doña Concepción nos contó que soñó con los duendes que habitan en el Tajín , cerca de donde se encuentra su organización y en el sueño los invitó a la ceremonia de Malintzin que realizarían el día 25 de julio, día de Santiago Apóstol. Este sueño resultó decisivo para realizar dicha ceremonia.

En otra ocasión, doña Elba soñó una ceremonia de Malinzin, en la cual se veía danzando con las ofrendas y animando a sus compañeros a seguirla:

“Y sé que yo empecé a bailar la mesa, que todos veían yo cómo agarraban nuestros cazos, la cabeza del puerco. Y que le decía yo, a la compañera -Acércate, porque si no mira, te van a pegar- que veía yo -Échenle ganas, no tengan miedo- Me quedé, a lo mejor quiere otra vez, que hagamos la Promesa, sí, por eso nos indican, que quieren que hagamos Promesa, para que sea purificada toda la gente que venga”.

Silvia, quien es la curandera más joven a la que entrevistamos, nos contó que en el sueño le piden que realice su ceremonia de Promesa:

“Varias veces yo he soñado la mesa, sueño que mi mesa está bien tapadita, y adornada de flores, y en las cuatro esquinas tiene velas prendidas, y todas las cosas que uno pone ahí, tamales, pan, así como totopos, todo eso, pone uno en la mesa, así es mi sueño. Y eso quiere decir que es la Promesa, aha, la Promesa que a mí me piden, que uno lo cumpla, para que uno pueda seguir adelante, trabajando, más a gusto”.

Consideraciones finales

Entre los totonacos los sueños son una fuente de sabiduría, pues es en este espacio donde se entra en contacto con los ancestros y las divinidades. En los sueños se expresan activamente materiales culturalmente determinados, constituidos muchas veces por símbolos de la antigua cultura totonaca, como el hecho de soñar a los duendes o a las antiguanas . Los contenidos oníricos son un reflejo de la cultura en donde surgen, incluyendo todo un conjunto de mitos, creencias, tradiciones y valores propios de la cultura totonaca.

Recapitulando nuestros hallazgos, podemos ver que la vida onírica posee una dimensión sagrada, al constituirse por las vivencias del espíritu. Todos los curanderos comparten una concepción del soñar similar, por lo que en su práctica curativa sus sueños han jugado un papel importante en la iniciación, en su aprendizaje y/o en su terapéutica. Aunque el nivel de influencia varía en cada caso y los contenidos oníricos son diferentes; comparten similitudes. La interpretación que se le da a los sueños pertenece a un marco de significado dado por la cultura, pero la forma de interpretar es propia de cada médico indígena. Es así como éste se legitima como un experto, que combina su experiencia, con las revelaciones de ese “mundo otro”, a las que sólo accede gracias a su intuición.

Para concluir, queremos señalar que el estudio de los sueños dentro de las sociedades tradicionales en general, y de las sociedades mesoamericanas en particular, es un terreno que falta por explorarse, con el fin de revisar las similitudes humanas que puedan existir dentro del pensamiento onírico y al mismo tiempo, dar cuenta de su multiplicidad de formas.

Fuente de información:

http://www.ugr.es/~pwlac/G22_09LizEstela_Islas_Salinas-etc.html

Anuncios