Economía

Nicaragua: Una cuestión de desafíos económicos

Las grandes decisiones indispensables para recuperar el crecimiento económico están en un proceso que avanza lentamente. Los desafíos internos son cada vez más evidentes, reflejados en un alto desempleo, una gran cantidad de personas sumidas en la pobreza, un sistema educativo deficiente y un gobierno ineficaz.
En cuanto a los desafíos externos, son también preocupantes, pues Nicaragua cada vez tiene menos participación en el comercio internacional explicado principalmente por una gran pérdida de competitividad.

Ante toda esta situación es urgente una reforma institucional encaminada a hacer frente a los problemas económicos, mediante un alza salarial por ejemplo, o una disminución significativa de la inflación, pues un aumento salarial por debajo de la inflación, es negativo para el desarrollo económico del país; otro reto también es el del rescate bancario, y el mecanismo de financiamiento del desarrollo, unido al fomento de políticas públicas que hagan frente a las crisis del campo, con recursos financieros y nuevas tecnologías para modernizar su producción.

 

¿Alcanzará Nicaragua reducir su fuerte inflación y crecer sostenidamente a un 5.5% anual?

En el 2006 Nicaragua registró un crecimiento promedio anual cercano al 4% este crecimiento estuvo determinado por la aceleración de la actividad de pesca, comercio y transporte. Además se evidenció un crecimiento en las actividades agrícolas, pecuarias e industriales, aunque en menor medida que los años anteriores. Por otro lado se disminuyó la producción de actividades mineras y en materia de comunicaciones.
La inflación por su parte se ha acelerado, derivado de alzas en los precios de los servicios educativos, algunos artículos alimenticios (cítricos, quesos, huevos, leche). De esta manera, la inflación interanual alcanzó 10.48% en 2006, contra 8.18% en 2005.
Según las predicciones del Banco Mundial, Nicaragua debe mantener un crecimiento de su PIB de 5.5% anual para sacar de la pobreza a su población, y alcanzar las metas del milenio, pues hay que recordad que Nicaragua es el segundo país más pobre de América Latina después de Haití. Por otro lado es necesario mejorar la eficiencia en el gasto público y lograr buenos resultados en materia de salud y educación principalmente.