Dichos y hablados parte VI

11015856_917082264999356_618277151670970810_n

La expresión “recha y vuelta” es parte del vocabulario técnico de los chavalos nicaragüenses en el arte de jugar trompos. He aquí algunos términos y sus definiciones:
Voy a comenzar por el principio para que se entienda mejor:

1-Picar una mancha.
Significaba que se había reunido un grupo de chavalos en las calles de la vieja Managua con sus correspondientes trompos. Una vez convenidas las reglas que iban a regir el juego se procedía a “picar una mancha”. Esto se llevaba a cabo haciendo un circulo en el suelo y poniendo en el centro un punto de referencia que podía ser una moneda de 1/2 centavo o se hacía una mancha redonda pequeña para que cada quien al lanzar su trompo hiciera un pique. El que picara el centro o su pique estuviera más cerca del punto de referencia, estaba exento de ponerse en “cama”, por el contrario el que picaba más largo del centro tenía que ponerse en cama o sea poner su trompo en el centro para que los demás lo sacaran del círculo y lo llevaran a la recha.
La “recha” generalmente era el canto de una acera y en muchos casos el muro de una casa.
Desde luego, al trompo que estaba en cama lo llevaban y regresaban al “bote y al miado” hasta completar el ciclo de meterlo de nuevo al círculo, siempre y cuando los que iban jugando no perdieran un bote o un miado.
¿interesante nó?
Después, más adelante voy a escribir sobre este típico juego único inventado por chavalos nicas para que se conozca la gran inventiva que los ha caracterizado, por el momento solo me sujetaré a una breve reseña para que pueda entenderse la expresión típica “recha y vuelta”.

En el vocablo nica usado antes con más frecuencia, decir que una persona es recha y vuelta significa que le gusta hacer y que le hagan. Caso específico: Un hombre que se deja de otro para después hacer con él lo mismo.
Frases interjectivas
:cara risa:!Dios habla por los segovianos!
!en toda procesión coge candela!
!Le llovió en la milpa!
!No hay grupera que le alcance!
!Quién con una luz se pierde!

Don Toño Rodríguez, campesino oriundo de Estelí, de quien se recuerdan los siguientes dichos:
La mujer es como la guayaba: cuando esta verde, palo y pedrada y no cae; pero cuando está madura ella sola cae y cualquier chancho que pasa se la come.:cara_omg:

El caballo pequeño en subida se entume, en bajada se desentume y en el llano anda parejo.:cara_risa:

La vida es como un cigarrillo prendido, si lo chupás se acaba, si no lo chupás se acaba. !Entonces hay que chuparla!:cara_risa::cara_yes:

La mujer madura es como la mandarina, solo se le pone el dedo y se descascara toda y ni el pudor del ollejo le queda.

La tortilla, para comerla hay que dorarle las dos caras, si no es así, indigesta.

Si eliminás el misterio, lo prohibido se vuelve lícito
! Dios mío!…Dame un poquito de sueño, que donde dormir me sobra.
El hombre que se arrecha es como el que se sube al palo…Aunque sea muerto cae, pero se baja.:cara_risa:
Hay veces que el pato nada, y hay veces que ni agua bebe.:cara_risa:
Cada casa tiene su tema y cada tema su parcialidad
El campo es pura extensión; la casa es mantenimiento.
La comodidad de vivir es responsabilidad de la andancia.
Abreviaciones afectivas propias de mujer:

Coco-Socorro
Con_cha-Concepción
Chabela-Isabel
Chalía-Rosalía
Chalina, Pina-Rosalpina
Chayo-Rosario
Chela-Graciela
Chenta-Vicenta
Chepa-Josefa
Chica-Francisca
Chinta-Jacinta
Chola-Soledad
Chona-Asunción
Goya-Gregoria
Lala-Eulalia
Lencha-Lorenza
Lola-Dolores
Lupe-Guadalupe
Mela-Melucha-Mélida
Mencha-Carmenza
Mercha-Mercedes
Mina-Guillermina
Naya-Leonarda
Nena-Maria Elena
Nina-Catalina, Catarina
Nenoy-Leonor
Paca-Francisca
Pina-Josefina- chepita-Josefa
Queta-Enriqueta
Tana-Cayetana
Teté-Esther
Tina-Ernestina
Tona-Petrona
Wicha-Luisa
Yeca-Angélica
Yoya-Salvadora

El estudio de los nombres femeninos presenta una segunda característica muy castiza, cacofónica: la costumbre de anteponer al nombre el artículo “la”

Muerta la Hilaria y sin quien la llore
A ese paso la Antonisa no amanece
Dale cuenta a la Esmeraldota
Amigo de la Manuela Palma y la Chica Saliva
Que cosas las de la Rosa
Esa es la penca de la Juana Renca
Esa es mas chiche que la Jacinta

Igual tratamiento se da a los apodos:
la chiricuaca
la cocoroca
la chepa garrote
la chichepiña
la pescado seco
la puñoesal

APELLIDOS

Los siguientes apellidos son de origen indígena.

Ñamendi
Ñorionga
Ñurinda
Namayori
Potosme
Pu_toy
Suza
Ambota
Canda
Jalina
Nicaragua
Ochomogo
Tola

Algunos apellidos nicaraguenses han adquirido funciones de verbo, adverbio o adjetivo. Ejemplo:
Mendoza: Mendocear, pechucear, haraganear
De Valdivia o Baldizón- De balde, gratuitamente
Miranda, Mirón
Paganini – el que paga una cuenta o el que paga las consecuencias.

En el hablado popular nicaragüense existen una infinidad de expresiones de uso cotidiano que contienen nombres propios y apellidos. A continuación se escriben 11 de las mas popularísimas:

!Calma Jolea!
!vos sos el hombre de la Paula Pasos!
!Ahi te va tu son Chabela!
!Sepa Judas!
!No es lo mismo Chabelita!
!Como nó Chon!
!No está Maria para tafetanes!
!A morir a jon, Reñazco!
!No le hablés a Chico Bustos de hoteles!
!Por fin dijo misa el padre Chombo!
!Esta, dijo Mena!
No siempre nos hacemos la pregunta de cómo nació nuestra lengua. Cuando se comenzó a hablar el castellano en Nicaragua no llegaban a dos centenares los hispano-parlantes; minúsculo hilo de agua que se diluía al desembocar en el inmenso lago de centenares de miles de indígenas con sus diversas lenguas. Pero ese idioma, débil en número de hablantes, era el denominador y era a su vez instrumento de dominio. Para la inmensa mayoría del pueblo nicaragüense el idioma que va a ser su idioma es algo que llega de “fuera” y que debe religarlo con lo que tiene “dentro”. Debe, al comienzo “traducir” -que es tanto como traicionar- su pensamiento, para ir luego, poco a poco posesionándose de la lengua ajena, “descubriéndola”, adivinándola a veces; luchando doblemente con ella hasta lograr que la expresión se vea libre de sus dos cárceles, la propia del concepto y la ajena del léxico extranjero. Pero también esa posesión significa un abandono de algo tan profundamente enraizado como es la vieja lengua secular. La nueva lengua simboliza un sometimiento. A la lengua nueva se lleva no sin rebeldía; tienen que haber marcado el alma del nicaragüense. Han producido entorpecimientos y resistencias en su hablar, pero también han dejado huellas en su habla. Ya nos expuso Mantica, a través de su análisis del Gueguense una de las muchas formas a que dio pie la actitud de protesta dentro de nuestra habla: a la sática lingüística, al uso no solo del doble sentido, si no del sentido bilingüe y del juego de equívocos con el nahuatl y el castellano. ¿Hasta dónde la forma de reaccionar tan típica del nicaragüense -por la broma, la burla y la sátira- no deviene de esa lucha de palabras, lucha inteligente de agudeza, a la que prestaba sus armas el estupendo y ágil lenguaje nahuatl, de quienes se veían obligados a hablar lo que no entendían y a sentirse extranjeros de su idioma?

¿Cómo hablamos el español en Nicaragua?
Róger Matus Lazo

Toda lengua adquiere, en sus formas dialectales, rasgos particulares más o menos diferentes en las distintas regiones y estratos en los que se habla. En este aspecto, el español de Nicaragua evidencia en sentido general rasgos propios y característicos, de forma independiente de que sean, total o parcialmente, compartidos con otros países y zonas de habla hispanoamericana. Rasgos de tendencia conservadora El español de Nicaragua, reacio a veces a la corriente innovadora de la lengua, manifiesta su predilección por algunos modos de decir antiguos. En este sentido, conserva:1) Expresiones en desuso en el habla cotidiana de España, como el caso de cada cuando (‘de vez en cuando’): ella viene a verme cada cuando; y al otro día (‘al día siguiente’): Yo llegué el lunes, y al otro día, o sea martes, me regresé.
2) Formas propias del español clásico, como el uso del prefijo re-, rete-, con valor enfático o superlativo, con adjetivos o con adverbios: remalo, rejodido, retebien.
3) Voces o significados olvidados o debilitados en la Península, como lindo (bello), pararse (ponerse de pie), bravo (valiente o enojado), dilatarse (tardar, retrasarse). Asimismo, el uso de recordar, en su clásico significado de ‘despertar’: me recordé como a las tres de la madrugada, y el término huertero, con el antiguo significado de ‘hortelano’: Los chontaleños son campistos y huerteros.
Rasgos de índole vulgar o rural
El español de Nicaragua manifiesta una marcada tendencia a:
1) La diptongación: puertear (portear), pior (peor), peliar (pelear), cuete (cohete), almuada (almohada), etc.
2) Los comparativos perifrásticos. Se prefiere el uso de los comparativos perifrásticos (más pequeño, más bueno, más grande), en lugar de los orgánicos (menor, mejor, mayor).
3) La adjetivación del adverbio medio: Ellos son medios locos; Ella es media malcriada.
4) Pluralización de la forma impersonal del verbo haber (hay, había, hubo, habrá, habría, haya): Habían muchos heridos; Hubieron varios premiados; Habrán tormentas; Habrían unos cien asistentes….
5) Confusión de número del objeto directo y el indirecto en construcciones con se: Ya se los dije a ustedes (‘Ya se lo dije a ustedes’).
Rasgos innovadores
El español de Nicaragua ha experimentado caminos diferentes en relación con el español peninsular. Por ejemplo:
1) Gran vitalidad de las construcciones perifrásticas constituidas de ir + gerundio, con sentido terminativo (Espérese, que ya voy terminando); perfectivo (Todavía no he felicitado al cumpleañero, porque voy entrando); incoativo (Bueno hombré, vamos empezando a trabajar); de acción repentina (Yo estaba ingrido con el problema del carro, cuando en eso lo voy viendo que se me viene encima).
2) Uso de la construcción con todo como nexo conjuntivo de valor concesivo: Con todo y que no estudia, sale bien en los exámenes.
3) Innovación semántica en muchos términos, como el adverbio de tiempo, siempre con valor de ‘definitivamente’, ‘resueltamente’, ‘de todos modos’: ¿Siempre vas a estudiar en la misma universidad? El empleo de necio con el significado de ‘obstinado, terco’: Lo corrió su mujer y sigue de necio. En lugar de ‘césped’, se usa grama; pena, en vez de vergüenza; panteón, en vez de cementerio.
4) Empleo de hasta con significación de comienzo, en lugar de fin de una acción: Abre la oficina hasta las ocho de la mañana (‘no abre la oficina hasta las ocho de la mañana’).
5) Uso de la preposición desde para referirse al momento inicial de una acción durativa: Mi esposa está en la casa desde el domingo.
6) Empleo del verbo andar en construcciones perifrásticas en las que pierde su idea de movimiento: Donde quiera que esté, se anda durmiendo.
Influencia de las lenguas indígenas
En el español de Nicaragua, la presencia del maya –según Mántica– es casi nula: chele, culumuco, cumba, pijul, pocoyo, cususa, garrobo, chiclán y naborí (laborío). Del chorotega se conservan unas diez, de las que cinco son las más difundidas: lapa, nambira, ñámbar, ñoca, ñoño. Del sutiaba: dundo y mejenga y sus expresiones: va mejenga, pura mejenga. Del matagalpa: tafiste; del sumu: pipante; del miskito: poponé, congo, zajurín y pijibay.
La influencia indígena más importante es la de la lengua náhualt, cuya pervivencia en el español de Nicaragua se expresa en los siguientes rasgos:
1) Coexistencia con la voz española general, como mecate (‘reata’), zopilote (‘cuervo’), cusuco (‘armadillo’), etc.
2) Voces con matiz especial, distinto al de la voz hispánica correspondiente: pepenar, diferente a ‘recoger’; mayate, diferente a ‘amarillo’; chachalte, diferente a ‘acre’; cachipuco, diferente a ‘cachetudo’ (cachetón), chacalín, diferente a ‘camarón’.
3) Voces que han desplazado a las españolas correspondientes: zacate (‘hierbajo’); milpa (‘maizal’), chapulín (‘saltamontes’), etc.
4) Voces que designan realidades nuestras para las cuales no existe el equivalente en español: zapote, cenzontle, guatuza, pozol, tamal, pinol, huacal, comal, tenamaste, etc.
En síntesis, el español de Nicaragua –como toda lengua– se mueve entre el arcaísmo y la innovación. Voces viejas ceden el paso a otras denominaciones en la búsqueda de nuevas posibilidades expresivas.
rmatuslazo@cablenet.com.ni

 

Fuente de información;

Carlos Mántica

Anuncios