Dichos y hablado parte III

11015856_917082264999356_618277151670970810_n

Peso y velocidad
Caminá ligero (rápido)
Hablá más duro que no te oigo (dureza por intensidad)

Nicaragua es el único lugar del mundo donde “un poco” significa todo lo contrario.
La piedra fue a caer entre un poco de basura (bastante basura)
Había un poco de policías en la manifestación (gran cantidad)
La inversion más frecuente es la de adverbios de tiempo y lugar. Usamos DOND por CUANDO, y viceversa:
¿Y vos creés que venga? – Dónde que no (cuando)

La inversion es clarísima en el dicho:
Dónde que en Jamaica llueva cuando ni sereno cae. Lo correcto sería:
Cuándo que en Jamaica llueva donde ni sereno cae.

Vos creés que porque el zopilote k@ga blanco es albañil, cuando ni leche bebe. (Cosmapa)

Ahí es posiblemente el único adverbio que en Nicaragua se usa indistintamente como adverbio de modo, de tiempo o de lugar:
(!Ideay hermanó!) ¿como te ha ido? – Pues ahí.
(más o menos, pasándola) ¿ Y tu mamá? – Ahí está, (en su casa)
! Me alegro de verte! – !ahí (más tarde) nos vemos!

La palabra endenantes tiene un triple significado, dos de ellos contradictorios:
Esto que te digo endenantes, se refiere a lo que dije antes, anteriormente.
Endenantes llego significa, llegaré después, más tarde. Pero si digo! Que bruto! endenantes no se murió expreso extrañeza (milagro no se murió).
Algo parecido sucede con las expresiones enseguida y luego.
Si digo: Decile a José que se venga enseguida (denoto urgencia) pero si José contesta: Díganle que enseguida llego, significa que llegará más tarde y más tarde suele significar cuando le dé la gana.
Hacen las veces de adverbios de tiempo las expresiones: raflá, rápidamente, súbitamente. En dos patadas, en dos monazos: rápida y fácilmente.
Friendo y comiendo: seguidamente, sin interrupción.
Con el tiempo y un palito: pacientemente
Contra el cacho o con las completas: escaso de tiempo.

Denotan antigüedad:
A todo ful
a todo mamón
En barajustada
Chiflado (salió)
Al parpadeo
Ra-flá

Sustituyen a adeverbios de lugar:
Encimita: (en la superficie)
Ay nomasito (muy cerca)
para allasito (un poco más allá)

Lejos:
Por el lado del dulce
Por los icacos
Por los quintos apretados
Por la m..grande

Allá es adverbio de lugar, pero hasta allá es adverbio de calidad y significa:
bárbaro, brutal, chambón, de a pipián, de a mecate bomba, de a gaver.
De Lamann y Kemp significa auténtico, legítimo, que le zumba el mango.

Los puntos cardinales son igualmente curiosos. Llamamos arrib el lugar donde nace el sol, explicaron nuestros indios al Padre Bobadilla. A través de los siglos la costumbre se se mantiene. En Managua, al menos, llamamos arriba al Este, abajo al Oeste, a la montaña significa hacia el Sur, y al lago, hacia el norte.
Como si esto no fuese suficientemente confuso, los puntos geográficos de referencia son igualmente arbitrarios y personales: una casa particular, una oficina, un negocio, e inclusive puntos de referencias que ha muchos años dejaron de existir:
“De donde fue la Voz de Nicaragua 3 cuadras para abajo, o de donde estuvo la numero uno (Residencia del presidente Zelaya) 3 cuadras al sur, siguen siendo direcciones usuales a pesar de que ambas dejaron de existir hace muchísimos años.
En León sigue escuchándose “De la pavimentada 10 cuadras para allá.” (Morado Ge Erre Ene), resabios de cuando la avenida Debayle era la única calle pavimentada de la ciudad.

En Managua son populares:
Del Arbolito
Del Caracol
De las Delicias del Volga
Del juzgado del trébol
De la funeraria La Corona
Del teléfono de Campo Bruce
Del Gancho Camino
Del Semáforo de La Racachaca, etc.
Pedir a un chofer de taxi que lo lleve la 1a. calle S. O #504 es pedirle mucho.
El estudio de los adverbios resultará incompleto sin la inclusion de las llamadas frases adverbiales, generalmente de modo, que es donde se percibe con mayor colorido la originalidad del habla y la inventiva del pueblo.

Son de uso frecuente en Nicaragua:
A la pura penca. (Sin preparación previa, sin contar con los elementos suficientes)
A la chana. (Improvisadamente)
A la zumba marumba. (Alocadamente)
A lo que lo jod_ió (el ojo dió): al cálculo.
A bomba (borracho)
A calzón quitado. (Sinceramente, abiertamente)
A tuto. (A cuestas)
A medio palo (inconcluso)
A mecate corto (limitadamente, bajo control)
A tiro. (Cada vez, seguidamente)
Al rejo. (A la intemperie)
A la larga. (a la postre)
A rancho y gancho. (Despreocupadamente)
Al hilo. (Enseguida, en serie)
A la fija. (A lo seguro)
A p@t_a o a pincel. (a pie)
Al pie del cañon. (Responsable)
Al ruido de los caites. (Prematuramente, al primer indicio o señal)
A güevo: (a fuerza, obligatoriamente)
A rape. (A ras)
Al pulso. (Sin ayuda de poleas, palancas o apoyo)
Al bote y al miado.(ininterrumpidamente, sin descanso)
A raja tabla. (Sin ambages)
En la cola de un venado. (Poco probable)
En ele olo. (Sin entender)
En pampas. (Completamente abierto) (Una puerta)
En pirinola. (Acabado, arruinado económicamente)
Entre un cumbo. (Callado y afligido)
En piña. (En grupo)
En bolas. (Desnudo)
En paleta. (Abundantemente, eufemismo de en p…)
En bongo. idem.
De clavar. (El de rigor, para lucir)
De un solo. (Sin etapas, sin previo aviso)
De carambola. (Por casualidad)
De cajón. (De rigor, frecuente.
Pelo y barba. (Completo)

Indican igualdad:
Tana Catana
Ras con chinche
Tablas. (Estar empatado)

Frases adverbiales por comparación

Agarrarlos como patos k-gones. (Sin poder huir a tiempo)
Andar como papalote sin cola. (Sin rumbo fijo, desorientado)
Andar como la chiricuaca. (Estrafalariamente)
Caer algo como patada de mula. (Grosero, pesado)
Co.g-e.r a alguien como bolero de tarro. (Chiche, de quien todos abusan)
Comer como chancho. (En exceso haciendo ruido con la boca)
Dejar como talón de guatusa. (Liso, terso)
Estar como aposento de loca. (Confuso, desarreglado)
Estar como nalga de lavandera. (Helada)
Estar como la chancha de tia Lacha. (Amarrada y sin qué comer)
Llevar como entierro de pobre. (Rápido sin contemplaciones ni ceremonias)
Meterse como la pobreza. (Que a todas partes llega y no se sabe cuándo ni cómo)
Pegarse como ternero moto. (Desesperadamente)
Quedar como semáforo. (Colgado, plantado)
Quedar como el mico de la Chayo. (Agotado por abuso sexual)
Quedarse como la novia de Tola. (Con los colochos hechos, plantada)
Salir como perro con pajuelilla. (En carrera y aullando)
Salir como moco de ñato. (Disparado)
Ser como buey leonés. (Que o la kga a la entrada o la kga a la salida)
Ser como pujo en vendalval. (Molesto, incómodo)
Vivir como escopeta de hacienda. (cargada tras el disparo, perennemente embarazada)
Los adverbios de cantidad y nuestros pesos y medidas merecen atención muy especial. No se sabe si sean resabios de una época de mayor abundancia de un pueblo acostumbrado a grandes distancias, a extensiones inmensas y con tiempo de sobra lo que determinó la despreocupación del nicaragüense por la exactitud/

La cantidad, el peso, la medida son cosas aproximadas, nunca exactas. En Nicaragua media vara no es desplome.

¿Y sembró bastante?!Alguito! le dijo (Silva)

Alguito puede representar cualquier cantidad grande o pequeña y suele implicar una cierta modestia de quien por no presumir, prefiere el uso del diminutivo.
Igualmente inexactos son: un poco, un montón, un cerro, un puño, una porción, en paleta y en bongo.
La vulgaridad suple a la exactitud en:
Un pijazo
Un vergazo
Un güevazo
Un cachimbazo
en p..
ni m.. (Que equivale a nada). El significado pleno del ni m..nicaragüense viene a ser el equivalente filosófico del cero absoluto de los matemáticos.
Durante el régimen sandinista los nicaragüenses sufrieron el bombardeo ideológico de una campaña de televisión que iniciaba sus interminables mensajes con la frase: SANDINO DIJO…La respuesta a tan insufrible campaña amaneció un día escrita con grandes letras rojas a lo largo de todo el puente de la carretera que va de Chinandega al Guasaule y decía simplemente: YO NO HE DICHO NI M…(y firmaba) Augusto C. Sandino.

Son especialmente curiosas:
Una ruma o un rumero (de cosas)
Una charpa (de hijos)
Una tendalada (de muertos o de ropa)
Lo líquido significa, el mínimo suficiente
Un cachipil
Una contada (representa 20 unidades, tiene cuatro manos y cada mano cinco unidades) Es el sistema vigesimal que rigió en todas las culturas indígenas de mesoamérica y que todavia se usa en algunos pueblos de Nicaragua)

A falta de balanzas y cintas métricas, nuestro pueblo adoptó como medida la capacidad, más o menos uniforme, de sus envases y de las formas tradicionales de presentación o empaque de cada producto. A cada envase corresponde un producto y su medida es el envase completo, sin que existan formas de medir el contenido parcial de los mismos.

Los siguientes envases y formas de presentación o empaque son auténticos peso y medida:
Un jicarito: de trementina
Un guacal: de jocotes o de atolillo.
Un cucurucho: de achiote, de pimienta o romero.
Una lata: de carbón, manteca o agua.
Un barril: de agua
Un cartucho: de azucar o nancites.
Una pichinga: de leche.
Una ristra: de ajos o de cangrejos.
Un manojito: de manzanilla.
Un atado: de hojas de nacatamal (12 unidades) o de dulce.
Una brazada: de mecate.
Una muñeca: de manila.
Una masa: de tiste o pozol.
Un moño: de cabuya.
Un mazo: de cigarros chilcagres.
Una hamaca: de yuca.
Un cabeceado: de hojas de tabaco.
Un peso: de cebollas (96 unidades, o sea, 24 contadas de 4)
Una camada: de pan.
Una carga: de café (200 libras).
Una piña: de m-a-m_o-n-e-s.

Son medidas numerales:
Un tres de atol
Un sesenta, de leña (120 rajas)
Un medio, 600 pulgadas inglesas cúbicas
Si es de arroz son (10 libras)
de Maiz (13 libras)
De frijol (14 libra)
de millón (15 libras)
Un medio es un cuartillo
Medio cuartillo es 1/2 cuartillo, pero 1/2 de medio cuartillo no es un dieciseis, sino un quince.

La madera se mide por cargas equivalente a 2 trozas de 5 vrs. De largo por 1/2 vara en cuadro.
La leña se mide por marcas equivalentes a una arpilla de 1 vara de largo por una bordonada de alto y de ancho. Y una bordonada tiene dos varas.
Una tarea de rajar leña equivale a 3 sesentas o 360 rajas del grueso de un brazo.

Una tarea de campo equivale a 16 bordonadas por lado y 4 varas de largo. Diez tareas hacen una manzana.

Las superficies se miden por manzana o por vara cuadrada y antiguamente por queseras.

Las distancias por jornadas o leguas.
Las alturas por cuartas o gemes o así con el gesto.
Agreguese a todo ello la yarda, la pulgada, el pie, la brazada, la milla, la arroba, el quintal, la tonelada métrica o corta, la onza y un cachipil de medidas más, todas ellas en uso y vigor en Nicaragua.

Los precios pueden ser:

De a güevo
De huate mojado
De mula muerta
De Valdivia
De Baldizón
botado
De choña.

Las denominaciones monetarias son:
Un medio
Un negrito
Cinco bollos
Un real
Chelin cuma
Cincuenta bollos
Persian Garay
Un pesebre o un Liliam
5 Maracandacas
10 tayules
20 maduros
50 tusas
100 tur-c-a-s
Un Darío.

Según los logre conservar, si dirá que el individuo tiene sus centavitos, su borona, su burrucha, su buena papa o está cargado, chineado, bañado o podrido en reales.

Algunos numerales tienen significado especial.
Echarle a alguien la numero cero, por ejemplo, significa pelarlo a rape.

“Media vara no es desplome” confirma nuestro desprecio por lo exacto.
La número Uno era la Residencia del General Zelaya, y a un amigo mio muy querido le han puesto por apodo La Una porque es la hora más pesada del día.
Las Dos y Media era una cantina muy popular en la ciudad capital.
Se voló los tres el panadero solía significar que alguien pasó al otro barrio y a mejor vida. No hay mona que dé tres brincos y si los dá se desnuca.

Dar en el cinco es dar en el matado, acertar o quedar planchado.
Meterse en camisas de once varas es meterse a problemas.
Un veintdos es un rifle de tal calibre o un servicio rápido y especial.

En el gremio alcohólico las medidas son igualmente curiosas.
El trago puede ser:
De a dedo (vertical u horizontal)
Tacon alto
De a cuarta o cuarterón (medido en vasito de alcaparras) y se llama:
Un coriloxis
Un chimiscol
Un pencazo
Un riendazo
Un farolazo
Un rejazo
Un guaspirolazo
Un socoroco o unos tas-tases.
Nuestros mayores los llamaron:
Un quemón
Una buchada
Un mojatripa
Un miracielo
Un montado o zapatilla; nombres en los que se adivina lo que el comercio llama hoy “tamaño familiar”.

Como es lógico, de su número y medida dependerá que el sujeto se ponga:
Alegrón
Sesereque
A media asta
Encalichado o de aradas que es lo mismo que decir:
Hasta la viris
Hasta la samagolleta
Hasta el tronco
Hasta el virote
Hasta el hilote
Hasta la cincha
Hasta el culeco
Hasta la m..
Hasta el pértigo
Hasta los breques
Hasta los güevos
Hasta la p.a.tt.a
Hasta el bollo de leche o hasta donde dice Collins que es lo mismo que decir hasta las cachas.

De las interjecciones:
Interjección es: la voz que sirve para expresar, de forma generalmente repentina e impremeditada, el impacto producido en nuestro ánimo por las percepciones externas e internas o por los contenidos de carácter mental.
Para no abrumar al lector con todas las múltiples y variadas interjecciones del habla nicaragüense voy a seleccionar solamente unas pocas:
! Ajá!:
!Ajá, conque vos sos conejo bandido!. Este !ajá! significa “te agarré en la maturranga.
! Ajá! dijeron todos, y se quedaron quietos oyéndolos. Este !ajá! denota curiosidad, ansiedad, aceptación y significa!proxiga!.

Nuestra interjección más elocuente es sin duda alguna la palabra !IDEAY!
!Ideay niñó! implica: Hola qué tal
Que te has hecho
Cuanto tiempo sin verte
Donde te has metido
Que hay de nuevo
Qué me contás
y mucho más.
Ya es legendario el telegrama que aseguran algunos envió el profesor Carlos Bravo, cuando en una ocasión el pago por participación en el prestigiado programa Los Catedráticos sufrió un lamentable atraso. Decía así:

Sres. Radio Mundial
Managua

!Ideay!

Carlos A. Bravo

Algunas interjecciones impropias:

! Ceja! buey viejo
!Nacascoles!
! Nacaradas conchas!
!Ecolecual!
! Barajo!
! Cuenta te caés!
!Pañía!

De especial interés resulta la interjeccion
!Opa!
Su uso es bien definido. Con diversos matices contiene siempre un cierto sentido de alarma:
¿Supiste que anunciaron una devaluación? !Opa! Eso si es grave.

Como es de esperarse, existen también palabrotas y logomaquias por demás frecuentes en el habla nicaragüense. Expresiones como:

Chooco
chófiro
chocolate
chorizo
carrizo
jobero
jocote
jocoteado
jorobado
Jose Maria se llamaba el fraile
güeso
güevington
Güecho

púchica
puerca
a la flauta
a la c.h_u-c.h-a
a la perica

y mas breve aún:

!pouu!
!hijueee!
!tomá! (tu pichon dormido)
!Ésta! (dijo Mena)
!Ala! (gran flauta)

Muchas más interesantes resultan aún las llamadas frases interjectivas o modos interjectivos, que en algunos casos son verdaderas oraciones exclamativas y que dan al habla nicaragüense extraordinario colorido:

!A como come el mulo,k.ga el c..!
!Alabate pato que mañana te mato!
! Algo es algo dijo un calvo cuando le nació un pelito!
! Benditos indianes, que comen pipianes!
! Con paciencia y saliva un elefante se cogió a una hormiga!
! De mi parte y la del cura que la misa sea a oscuras!
!Epa Chepa!
! Esa es la penca de la Juana Renca!
! Lo mismo es Chana que Juana!
! Por ponerle Juana Ramos le pusimos la c-a.g-a.m-o.s!
! Qué cosas las de la Rosa!
! Qué lindo que canta Polo, cuando anda bolo!
! Quien te mete Juan Bonete!
! Te conozco mosco!
!Tomá tu muñeca, muchacha ñoñeca!
! Unos a la bulla y otros a la cabulla!
! El que quiera celeste, que le cueste!
Es tal la riqueza del habla nicaragüense que me veo obligado a consignarlas en capítulo aparte, en donde recojo más de mil expresiones interjectivas.

De las onomatopeyas:
El habla nicaragüense es eminentemente onomatopéyica.
Acostumbrada a la montaña, tiene el oído alerta y distingue los objetos por sus ruidos. Nacida del mestizaje suple al dominio de la lengua con el gesto y la onomatopeya,y ya que no puede ser exacta trata de ser gráfica y sugestiva.
Algunos de nuestros animales llevan el nombre que sugirió su canto:
Poponé, poné, poné, canatan las Poponé (Coronel Urtecho)
Pijul, pijul. Güis.
Cocoroca
chachalaca
paparapa (nombre que damos a quien habla mucho y con poco juicio)
piripipí (llamamos a la mujer cuentista, chismosa.)
trompo tatarata pronuncia su nombre en la pasarraya
Quien anda cecereque tartamudea su condición al hablar y trompica su andar en el camino.

Con la onomatopeya nos inventamos verbos y nombres hermosisímos:
La mujer hasta que charchaleaba de pura rabia
A lo lejos se oía el charrangachanga de las guitarras
La mujer se pasea por la casa chancleteando
El niño va al rrurrú con el canto de la nana
El indio enciende el fuego con burusca
Papito, mirá el pacapaca
El pecho le hace gurrú gurrú y no puede ni c.o.g.e.r juelgo

La onotopeya simple es aún más frecuente. Acompaña nuestra conversación cotidiana, y es requisito ineludible de los cuentos de camino:

Y !juá! le dejó ir una trompada
Entonces !pás! le da con la barriga, y se pega todito
Y trucús, trucús empezó a beber
Y !chumbulún! el gato se fue entre el pozo
!juácata!, dio el costalazo
Y !bangan!, que le cae encima
Se le viene encima y pipoco pipoco lo cachimbeya

Cus, cus, cus, pasó tosiendo toda la noche
Y el pobre no hizo ni cuío cuando palmó
Dan darán dicen las campanas
Y viene la vieja y pipoco, pipoco lo agarra a pescozadas
!Angú, tomá moydé papá! !Con que con miedo el gran penconazo!
Pero el güeré güeré del gentillal no dejaba oir nada
De las preposiciones y conjunciones
Al igual que en los adverbios, nos llama la atencion:
1) El uso multiple de una misma palabra con funciones y significado distinto.
2) Las inversiones de tiempo, lugar y modo.

Entre se usa por dentro de:
Chumbulún hizo el clavado en la poza
Sustituye a cuanto en la frase: Entre menos bulto más claridad.
Entre más recula el chivo grande asi es el topetazo
Entre más se tiene más se quiere.
Entre camagua y elote
Entre dos puyas no hay toro valiente
Entre primos y parientes el amor es más ardiente.

Hasta significa, condicion o estado:
Estaba hasta el virote
Hasta los chi.n.gos colean
Hasta los palos del monte tienen su separación, unos sirven para santos y otros para hacer carbón.

Hasta puede significar tiempo: Hasta que al fin dijo misa el Padre Chombo.
Puede significar alcance: Hasta onde se amarró el indio el machete.

Al igual que en muchas partes del mundo se usa incorrectamente en frases como las siguientes:

Lo voy a hacer hasta mañana, significando:
Hasta mañana no lo haré.
O aquel slogan del ron Santa Cecilia: “Hasta que cambie lo cambio” significando:
Hasta que cambie no lo cambio.

Nos llama la atención la preposición compuesta, por cuentas que sustituye a por lo visto cuyo origen escapa a toda explicación:

!Ideay! ¿No va a venir don Chano? – ! Por cuentas!

Una cosa es cierta y es que en Nicaragua lo que se cuenta no es siempre lo que se ve y mucho de lo que se ve no se cuenta; porque se hace de cuenta y caso de que no se ha visto, o no se hace caso a lo que se cuenta. Y si lo viste !cuenta lo contás!
Las conjunciones ora y puesto son practicamente desconocidas en el habla nicaragüense. La conjuncion más es sustituida por pero.

De cuanto, derivamos cuantimás y cuantimenos. Y es sustituida por como:
Si lo decís te ahorcamos en aquel palito, como si no lo decís de hogás en el charco (cosmapa)

Las retahilas

Chico perico mató a su mujer, la hizo chorizo y la puso a vender, y nadie la quiso porque era mujer.
Pelón pelado ¿quién te peló? La vieja Chana con la macana.
Arturo come maduro, cerote duro.
! Adiós cantarito de arroz; si me das un besito me voy con vos!
Sexta maesta, Joaquin de la Cuesta, mi padre y mi madre me dijo que cayera en ésta.
María manteca fría, te llora el ojo por la tortilla.
En la calle veinticuatro una vieja mató un gato, con la p_u.n.t-a del zapato, el zapato se rompió y la vieja se cayó y del susto se k.g-ó.
Sana, sana Q.l.i.t.o de rana, tirate un pedito para hoy y mañana.
Este era Juan Testera, que en el camino te espera, con un garrote que así era, y que te dio en la mollera.
Este era Juan Testera que comió jocote y le dio dentera.
Este era un gato canillas de trapo con los ojos al revés. ¿querés, querés que te lo cuente otra vez?
Una dona, trena, cadena, quina, quinena, estaba una mona con su cadena, vino Gil, quebró cuadril; cuadril cuadrón, cuéntelas bien que veinte son.
Recotín tin tin, ¿cuantos dedos tengo aqui?
Pelona nacatamalona subite al p.a.l.o y cortá la anona, que alli viene tu mama con la tajona.
Tin, marin de dos pingüin, cúcara, mácara, títere fue, yo no fuí, fue Teté, pegale a él, que él fue.
Ahí viene mi suegra, cabeza de araña vieja condenada, cómo me regaña.
Me gusta el arroz con chancho revuelto con cebollita
Adios cantarito de arroz, si me das un besito me voy con vos.
a, b, c dame pan que ya la sé
Yo te bautizo con pan y chorizo, ¿cómo te pongo? cara de mondongo, chorro medorro, Joaquin pedorro, Lero velero Joaquin Candelero.

Algunas retahilas son insultativas:
P..la madre, p..la hija, p..la casa que las cobija.
Brinca la lima, brinca el limón, tú mama la yegua y yo el garañon.

De algunas vulgaridades
El presente acápite no tiene como propósito explorar la picaresca nicaragüense, porque requeriría un libro entero. (Alguien debe escribirlo algun día). No pretende estudiar las palabras o expresiones directamente vinculadas a nuestra vida sexual, ni las expresiones vulgares de las cantinas y burdeles, de los chiles colorados, o de los grafitti, que han penetrado algunos de nuestros programas de radio y televisión. Quedan pues para otra ocasión las “vulgaridades” de nuestro refranero popular, o de coplas y canciones que se han recogido durante varias décadas y que forman parte de nuestro folklore.

Nos vamos a centrar en el uso de ciertos nombres que en Nicaragua se dan a los órganos genitales masculinos y femeninos y que convertidos en verbos adjetivos y adverbios, usamos FUERA del ámbito de la sexualidad, para expresar las cosas más diversas, con características muy interesantes.

Los nombres en cuestion: b&cho, cachimba (genitales femeninos)
Turca, p.i.j@ y algunos eufemismos equivalentes (masculinos).
La característica que se desea señalar:
1. Que siendo palabras vulgares, no se usan para decir vulgaridades.
2. Siendo nombres de los genitales no estan vinculados al acto sexual.
3. Siendo ofensivas no se usan nunca para ofender.
4. La sociación de los genitales y el uso de sus nombres como ponderativos de: tamaño, calidad, intensidad, fuerza, bondad, abundancia, magnitud, exito, etc.
5. Su frecuente sustitución con eufemismos de los genitales como: penca y virote con igual significado.

6. Son a nuestro leal saber y entender, patrimonio exclusivo del habla nicaragüense. Usados y abusados en la ciudad y menos utilizandos en el campo.

Para facilitar el estudio tomaremos el nombre CACHIMBA como la palabra eje a la que asociaremos las demás. De cachimba (en Nicaragua la vulva de la mujer) obtenemos:
Cachimbazo
Cachimbo
Cachimbeadera
Cachimbón y el verbo
Cachimbear con los siguientes significados. (Observemos su intercambiabilidad con turquear, p.i.j.i.a.r y ver..uiar)

Golpear a alguien o golpearse una persona:
Te voy a cachimbear. (, p.i.j.ia.r, turquear)
Se desmambichó desde arriba del techo
Se pegó el gran ver.. En la frente y quedó desturcado de la cabeza del gran cachimbazo que se pegó.

El golpe puede ser:
Deportivo
Pegó un cachimbazo (ver…) por el center field y se voló la cerca.
Pluvial
Ahi viene Elver (el ver…zo) el gran cachimbazo de agua.
Sísmico o telúrico
Como a las doce de la noche sentimos el gran cachimbazo (p.i.j.a.zo; ver…) y todo se vino al suelo.
Bursátil
Pegó dos ver..zos (cachimbazos, p.i.j.a.z.o.s) en el comercio y se retiró a vivir de sus rentas.
Una soberana paliza
Le pegaron la cachimbeada (ver..da o p.i.j.i.a.d.a.) Del siglo, y cuando los demás se metieron en el bochinche se armó la cachimbeadera.
Trabajar duro
Me pegué una cachimbeada de loco. Una soberana v.e.r..uiada
Ganar el juego o la partida
España cachimbeó (derrotó) a Suecia en el mundial. Pero le pegaron (dieron) la gran ver…da (paliza) contra Brasil. Que p.i.j.i.a.d.a la que le pegaron. Eso si que fue penqueada, lo demás es ver…
Liarse a golpes
Nos agarramos a los cachimbazos (t.u.r.c.a.z.o.s; ver..zos; p.i.j.a.z.o.s)
Estar disgustado, furioso
Me cachimbié con mi mujer. Los dos estábamos encachimbados. Hasta que la vergueye va a entender.
Disparo de armas de fuego.Gran estruendo
Se oyeron tres cachimbazos (ver,,zos,p.i.j.a.z.o.s) por el lado de arriba y ya no oimos más. Pero fue tal el cachimbazo (ver..zos, p.i.j.a.zo) que se oyó hasta en Tipitapa.

Fuente de información;

Carlos Mántica

Anuncios