Dichos y hablado parte II

11015856_917082264999356_618277151670970810_n

Adjetivos alusivos a la inteligencia, carácter o personalidad
agarrado (tacaño)
ajambado
ajinchado
alejandro en puño (tacaño)
alunado
amapachinado
amocepado
aplastado
apocoyado
arreado
arrimado
atarantado
ateperetado
atravesado
baboso
bagre
basuquero
baisano
bayunco
bazuquero
birriondo
bochinchero
bolo
bolu_do
borracho consetudinario
celecote
cipeado
cocheche
cochon
colado
colevaca
contumerioso
corronchudo
conchudo
coyote
culiolo
chamambeco
chamberga
chambon
chimbaron
chiribisco
chiripero
chirota
chivo
chonchinga
choñero
dejado
descachimbado
dundo
echado
empecinado
emperrado
engallotado
entotorotado
guanaco
guarusa
guatucero
improsulto
incrúspido
jayan
jinchudo
jugado de cegua
jugado
lumbo
lunatico
maldoso
mamplora
marañon
marujo
marrullero
melero
metelascabras
moclin
montero
movido
noneco
ñoño
papelisto
pateperro
pechucero
pechuza
pelotero
pencon
picado
pichelero
pichicato
pinc_he (tacaño)
pisirico (tacaño)
pispireto
pupuluco (indeciso)
rajon
reparisto
retobado
retrechero
sangregallo (pendenciero)
sampalimones (mentiroso)
sonsofrijol
soreco
tapirul
tapiruza
tarabilla
tarro
tatarata
tayacan
temático (maniático)
terepota
tureca
zamarro
zarazo
zoreco
zoropeta
zurumbo
Estos son algunos adjetivos a vía de ejemplo que usamos los nicas en nuestro diario hablar pero desde luego tenemos más que no se escriben por el momento para poder llevar la secuencia del tema que se está desarrollando. Ya después cada quien podrá escribir los que quiera de acuerdo a como se vayan acordando.
adjetivos propios del cuerpo humano
ajilado
amurriñado
aparrangado
apulismado
cacreco
conch_udo
curcucho
chacueco
chiclán
chichon
ílico
media vida
medio polvo
nalgas-a-tuto
ñonblon
ñongo
pachaco
pacho
pandureco
panzoncito y culitillo
patango
pijiriche (seco de carnes)
quizneto
requeneto
sacabuche (adulador, cepillo)
sobado
zaparruco
Del rostro
buchon
bululo
cachipuco
jachudo
jicarudo
zonto
apapujado
chato
cuasplota
De los ojos o de las charolas
chocolón
pipioste
biscoreto
biscotela
chibolon
pipiriciego
De las piernas y los pies
corneto
chapaleta
patebreque
patelora
chapin
nigüento
patuleco
chisguaco
De los brazos
Mancuncho
tunco
coto
maneto
manoepunche
De la boca
Chimpapo
chintano
tentoste
churepo
maizola
paipudo
guayabudo
carpetudo
jaibudo
Del cabello
chuzo
chirizo
colochón
charraludo
chomporoco
murruco
mechudo
pachon
peloemay
Otras formas de calificacion de las nica tomadas en su mayoría de la fauna del país.
Algunos ejemplos:
Alegrón de burro
arranques de chocoyo tuerto
barriga de mono
cabeza de molejón
cabeza de zapoyol
cabeza de zajurín
calentura de pollo
canillas de alcaraván
cara de hacha
caracaballo
cara de marimbero (mal pagado)
cara de bolo
cara de circunstancia
cara de palo
cebo de riel
cintura de avispa
corazón de ayota
Ql_o de venado
gritos de mona apaleada
nariz de lora
oído de tísico
ojo de turco
ojo de buen cubero
ojos de chivo ahorcado
ojos de vaca partida
orejas de burro
panza de guaro
pelo de cabuya
pelo de chilote
pestaña de chancho
pico de chinche
precio de mula muerta
rencura de perro
adjetivos que indican modo o condición
chachagua
cuape
chopo
encocado
anjañado
macizo (de edad madura)
matacan
íngrimo (solo)
moto
sesereque
songo
taspo
tembeleque
vireco
acabado
cacreco
cajonero
canteado
caribe
descuajaringado
chueco
desguachipado
entelerido
pajito
chiche
surumbo
atolondrado
mareado
Ejercen función de Adjetivos comparativos las expresiones:
Más cerrado que el cu.. de un macho
Más mafioso que un ternero moto
Más tieso que patada de mula en zancudero
Más bolo que el guaro
Más chiche que la Jacinta
Más fácil que tirar patos kag_ones
Más fácil que pegarle a un bolo
Más feo que el mal ladrón de Masaya
Más incómodo que un saco de cachos
Más largo que un real de tripas
Más pesado que un collar de melones
Mas picado que palo de rastro
Más put@ que las gallinas
Más viejo que el pinol
Aunque con los nombres el nicaragüense no suele tener dificultades para la determinación del género adecuado, con algunos adjetivos se debate el sexo del sujeto, en adjetivos que solo admiten la forma femenina y dice:
Idioto: idiot@
papelisto-papelista
marañisto: marañista
babieco:babieca
alborotisto: alborotista
cuentisto: cuentista
De los pronombres
El uso de los pronombres ofrece pocas características de interés en el habla nicaragüense.
El “voseo” (tratar de vos) es la única forma de tratamiento en el habla popular nicaragüense. Por lo tanto, pronombres personales como, vosotros y os, son casi desconocidos y vistos como pretenciosos. Su uso está limitado a las clases de gramática, a los sermones, a los discursos y a quienes les gusta hablar difícil.
Ustedes son, es lo usual y familiar
Vosotros sois, forma de gran respeto no se usa.
Un nicaragüense dirá:
Si no se van los corren
y nunca: si no os vais os corren.
Los posesivos
Un nica dirá: Este lápiz es tuyo; es de usted; es de él
y nunca suyo.
también diría: Es culpa de nosotros
y no “Es culpa nuestra”
Los relativos
Cual: El tipo a que (al cual) me refiero
En su forma interrogativa es más frecuente.
¿Cuál de ellos fue? aunque generalmente se diría ¿quién de ellos fue?
Quien: Es totalmente desconocido en su forma demostrativa:
“caballo viejo fue (quien) el que lo mató”
“Yo no sé del hilo, María es (quien) la que zurce
El uso casi exclusivo de la forma “el que” al que puede ilustrarse en la frecuencia de su aparición en el refranero nicaragüense:
El que:
El que tenga su maíz que se coma su pinol
El que busca encuentra
El que nació para tigre desde chiquito es overo
El que no llora no m-a-m-a
El que tiene pl@t@ platica y el que no la tiene escucha
El que de amarillo se vista, a su hermosura se atiene
El que se la busca “Zelaya”
El que nació para olote aunque el invierno sea copioso
El que quiere celeste que le cueste
El que tiene tiricia todo lo ve amarillo
El que menos puj@ echa una lombriz
El que parpadea pierde
El que pone el baile que pague la marimba
El que tiene mas galillo traga mas pinol
El que se quemó con leche hasta la cuajada sopla
El que nació pa panzón aunque lo fajen chiquito
El que nació pa zompopo desde chiquito es k-u_l-on
El que nació para triste tras de la música llora
El que sabe sabe y el que no es empleado público
El que se va para Portugal, pierde su lugar.
Al que
Al que nació pa tamal del cielo le caen las hojas
Al que Dios se la dio San Pedro se la bendice
Excepción! Ya llegó quien te quería!
Finalmente son también desconocidos: Cuyo, cuya, cuyos, cuyas, sin que existan sustitutos en nuestra habla, supliendo su falla una construcción gramatical yuxtapositiva:
“Mira este libro cuyas ilustraciones son de Dalí” se convierte en:
Mirá este libro. Las ilustraciones son de Dalí.
Tienen función de pronombre las expresiones:
Cierto güis-de-balandrán
Esteban (este-ban-dido)
Elver (El vergazo de agua)
Johnny (¿Quien?-yo ni sé)
¿Querés un Lucky Strike?. ! Aunque sea un lu qui trais!
De los verbos
En la introducción presentamos un total de 29 verbos de raíz náhuatl, once de los cuales tomaban los prefijos a, des y en.
De estos mismos prefijos se vale el nicaragüense para convertir en verbos casi cualquier sustantivo. Aunque al lector le será fácil descubrir muchos más, señalamos unos cuantos a manera de ejemplo:
Con des
Despernancar
desguindarse
desgajarse
desmambich@rse
despalar
desmarimbar
desapartar
descachimbar
desbarrancar
desguanguañar
desguabilar
descuajaringar
despicholear
desguachipar
desguazar
desturcar
Con en:
Empotrerar
embarbascarse
enchicharse
engringolarse
enjorquetear
entotorotarse
empajarse
enmontañar
empelechar
empericuetarse
encabarla
encachimbarse
entechar
enzacatar
Con ambos prefijos
Des-en-guaracar
des-en-cuevar
des-en-tejar
des-em-paquetar
des-en-brocar
des-en-yugar
des-en-techar
Con a:
Abombarse
amelcocharse
amonceparse
amurriñarse
apangarse
apulismarse
Aserruchar
atipujarse
ateperetarse
aculillarse.
Con lo anterior pretendemos solamente señalar la facilidad con que el nicaragüense se inventa verbos de nombres o de adjetivos.
Algunos son especialmente gráficos, por ejemplo: “Camisearse”, ilustra el gesto de quien apresuradamente, introduce la mano entre la camisa y el pantalón en busca de un arma.
Dice el sargento, “señor, el hombre se camiseó y no tuve más remedio que dejarle ir todo el magazín”
El verbo chinear
señala el oficio propio de la china: cargar al niño.
Chinearse, sin embargo, significa cargarse, acumular bienes mal habidos.
Caitear es volar caite, andar.
Tiendiar, salir de compras
puertear, sentarse a la puerta
airearse, tomar el aire o aires nuevos.
Completan la lista: canastear, sobaquearse, fajear, bolearse, pelonear, camaronear, chimbaronear, pichelear y mil más.
Otros usan verbos conocidos para significar cosas totalmente distintas.
Pasearla, regarla o churretearla significan fracasar, quedar mal.
Batear, rechazar al pretendiente “Te batearon la bola”
Pintar: características hereditarias predominantes del padre o de la madre.
Encaramar a alguien es comprometerlo
arrojar es vomitar, soltarse en vasca, echar el perro.
Volverse es convertirse
devolverse: echar pie a tras, retractarse
Dar una vuelta es dar un paseo, pero otra vuelta es otra vez.
Caerle a alguien es visitarlo inesperada e inoportunamente, echarle la vaca o acosarlo.
Tantear, es atreverse, experimentar, probar
apañar: agarrar, respaldar o protegar
hallarse: estar a gusto en algún sitio
alzar es recoger o guardar. “alzá bien los reales para que no se te pierdan”
alcanzar es caber: “alcanzó Pilatos en el credo y no voy a alcanzar yo”
Principiar (comenzar) es un verbo sumamente curioso. Principiando porque no supone que lo que principia continúe o termine.
Si a un niño le dicen: “Vos te me cachastes el trompo”
él contestará: “Principiando que ni sabía que tenías trompo”. Con esta respuesta no implica que sigan otros argumentos.
Estar ido es estar distraído. Pero un fenómeno contrario convierte “hallarle el modo” en hallarle el acomodo.
A propósito de Pegar, observamos que se puede:
Pegar la enorme carrera (iniciar)
Pegar el mate (acción súbita)
Pegar el alarido (lanzar)
Pegar un susto (dar)
Pegarse la gran picada o embolada (coger)
Pegársele a alguien significa insistir.
Pegárselas al (a) cónyuge sin embargo, significa traicionarlo, serle infiel.
Pegar una purgación es contagiar (gonorrea)
Pegar con saliva de lora, es fijar algo mal
Pegarse como ternero moto, es adherirse
Pegar una buena rebatida es efectuar una búsqueda intensa
Pegarle a alguien una buena arreada es regañarlo duramente
Pegar el mate, sobresaltarse
Pegar una fajeada, pegar un pescozón o simplemente pegar, significa desde luego, golpear.
Va pegado significa va herido.
Salir es un verbo menos versátil, pero igualmente frecuente:
Salió mañoso (resultó)
Salió embarajustada (partió)
Salió jodido (terminó.
Le salió adelante (topó)
Le salió chiche (fácil)
Le salió la venada careta (resultó)
Le salió la virgen (que le resultó diferente a como esperaba)
Ir y andar se usan indistintamente.
Andate que ya es tarde sustituye a vete ya…
Con curiosas redundancias como: ¿No tenés carro?
!ándate andando! (a pie).
Andaba andando significa, sin embargo, que el sujeto deambulaba sin objeto o rumbo determinado.
La sustitución no es siempre posible:
Andá bañate, significa: vete a la porra pero Andate a bañar implica realmente un llamado a la limpieza corporal.
Ir, a su vez, se une a sí mismo para una reduplicación curiosísima en la que el primer “ir” adquiere carácter de verbo auxiliar: “Se echó una mujercita y va de ir a Managua, y va de comprarle cosas, y va de molestar hasta que la mujer se arrechó”
Otras veces toma funciones de verbo auxiliar por sí solo, sustituyendo al verbo haber: “Y de dónde iba (había de) ser puej, sino del Laborío.
¿Quién va ser puej? !Tu marido!
!Que va ser, niño, son ideas!
Decimos: Dilatarse, por tardarse o retrasarse
Ver y mirar se usan indistintamente: ¿Y don Julián? Ayer lo miré.
Bueno señorita, ya la vi, significa ya la visité
Los verbos Quedar, Agarrar, Tener y Salir tienen función de verdaderas panaceas o comodines del habla y se usan con mucha frecuencia.
Quedar se usa en:
Quedar como semáforo
Quedar como el mico de la Chayo
Quedar en nada
Quedar en un quedar
Quedar en pirinola
Quedarse como si nada
Quedarse fresco
Quedarse en ele olo Chico Zapote
Quedarse quedada (solterona, cotorra)
Quedarse con el mandado
Quedar planchado
Quedar enchilado (frustrado)
Dar la queda
Agarrar
Del puro susto le agarró una calentura de caballo (acometió. atacó)
Lo agarró en la maturranga (sorprendió in fraganti)
La mamá los agarró agarrándose a las pescozadas (dándose de)
Lo encontré agarrándose el c… a dos manos (sujetar)
Lo agarró de la nuca y le dio tortol (tomar)
Le agarró cabanga y se fue (entró)
Le agarraron ganas de echarse un trago y la rompió (dieron)
Agarró zafra y lo corrieron del trabajo (empezó, inició)
Agarró de ir a nadar a Tiscapa y se ahogó (se habituó)
Tené cuidado que pdés agarrar una enfermedad (contraer)
Agarrate bien o te caés (asirse, sostenerse)
Con nada agarra la vara (creerse algo, aceptar cuanto le dicen)
Resulta curioso el uso del verbo DECIR como verbo auxiliar o como sustituto del verbo EMPEZAR, sin que pueda encontrar explicación alguna para tal fenómeno o paralelo alguno con el habla de ningún otro país:
Y aquel hombre dice a correr y correr…
Y dice a hablar y hablar…
Todo es que se lo toma y dice a revesar…
Los verbos SER y ESTAR de ordinario requieren la adición de un adverbio para completar su significado: Estar de pie, estar listo, estar ausente. Ser bueno, ser rápido, ser tonto.
Sin embargo, en el habla nicaragüense falta muchas veces este adverbio, o está implícito:
Ya estuvo (listo) el trabajo.
Ya estuvo (de suerte) que no pudimos ir.
¿Creés vos que vengan? Ehj ya ni que fuera (¿fuera qué?)
Es que
Resulta curioso el uso del verbo DECIR como verbo auxiliar o como sustituto del verbo EMPEZAR, sin que pueda encontrar explicación alguna para tal fenómeno o paralelo alguno con el habla de ningún otro país:
Y aquel hombre dice a correr y correr…
Y dice a hablar y hablar…
Todo es que se lo toma y dice a revesar…
Los verbos SER y ESTAR de ordinario requieren la adición de un adverbio para completar su significado: Estar de pie, estar listo, estar ausente. Ser bueno, ser rápido, ser tonto.
Sin embargo, en el habla nicaragüense falta muchas veces este adverbio, o está implícito:
Ya estuvo (listo) el trabajo.
Ya estuvo (de suerte) que no pudimos ir.
¿Creés vos que vengan? Ehj ya ni que fuera (¿fuera qué?)
Es que el
Resulta curioso el uso del verbo DECIR como verbo auxiliar o como sustituto del verbo EMPEZAR, sin que pueda encontrar explicación alguna para tal fenómeno o paralelo alguno con el habla de ningún otro país:
Y aquel hombre dice a correr y correr…
Y dice a hablar y hablar…
Todo es que se lo toma y dice a revesar…
Los verbos SER y ESTAR de ordinario requieren la adición de un adverbio para completar su significado: Estar de pie, estar listo, estar ausente. Ser bueno, ser rápido, ser tonto.
Sin embargo, en el habla nicaragüense falta muchas veces este adverbio, o está implícito:
Ya estuvo (listo) el trabajo.
Ya estuvo (de suerte) que no pudimos ir.
¿Creés vos que vengan? Ehj ya ni que fuera (¿fuera qué?)
Es que el que es.
Para dar una idea exacta de la riqueza del habla nicaragüense se hace necesario el estudio de los verbos compuestos y de las locuciones verbales. En ellos se refleja la inventiva del pueblo y se adivinan costumbres, sucesos y hasta creencias que han dejado de tener actualidad.
En algunos el significado del verbo resultante no es producto de ninguna de las palabras que lo forman. Ejemplo:
Soplar la tuba, no supone soplar nada. Significa aguantar, soportar, trabajar duramente, y se origina del esfuerzo aparente que sugiere el rostro soplado y congestionado de quienes tocan tal instrumento.
En otros casos el verbo sugiere ya su significado y el sustantivo solo lo matiza.
Pedir cacao, por ejemplo, es pedir perdón, rendirse, desistir de continuar luchando.
Los verbos compuestos no son extraños a la lengua castellana. Sirvan de ejemplo: Pelar la pava, estirar la pat@, olerse el dedo, y tomar las de Villadiego.
Lo que debe llamarnos la atención, por lo tanto, es la abundancia y originalidad de tales verbos en el habla nicaragüense.
De los adverbios
El nica dice por ejemplo: Correr duro (rápido). Hablar duro (alto). Apretar duro (fuerte), usando un adverbio que denota contextura o consistencia para expresar indistintamente velocidad, intensidad de la voz o fuerza.
Lo mismo puede decirse de adverbios de calidad y cantidad: “Bien contento se puso Chema Pomares cuando me vio”. Usamos BIEN, adverbio de cualidad por MUY de cantidad. “Era un lanchon bien grande” “Este Fernado es bien bandido” “Está bien mal el niño”

Fuente de información;

Carlos Mántica

Anuncios